En un comunicado difundido en su página web, la minera canadiense Lupaka Gold Corp. ha informado que ha completado el siguiente paso en su demanda de arbitraje internacional contra la República del Perú.

En diciembre de 2019, Lupaka presentó Notificación de Intención de Presentar una Reclamación de Arbitraje, de conformidad con el Acuerdo de Libre Comercio de 2009 entre Canadá y Perú el 12 de diciembre, ante el Ministro de Economía y Finanzas peruano.

La minera ha presentado el arbitraje ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a In ersiones (CIADI), invocando el Tratado de Libre Comercio entre Canadá y la República del Perú.

El 4 de agosto de 2020, Lupaka comunicó la celebración de un acuerdo financiero para la reclamación de arbitraje.

Según indica la minera, la disputa surge de las violaciones de Perú al TLC en relación con las inversiones de Lupaka, y explica que la disputa se deriva de las acciones del Perú en relación con la actitud de la comunidad indígena de Parán que erigió un bloqueo ilegal en octubre de 2018 al impedir el acceso a la mina que desarrollaba Invicta Mining Corp. (“IMC”) estableciendo bloqueo permanente al sitio, “así como por la falta de apoyo de la fuerza policial peruana, fiscales y funcionarios del gobierno central para retirar el bloqueo ilegal y restaurar los derechos de Lupaka a su inversión.”

Y continúa explicando que en 2018, “IMC había desarrollado aproximadamente 3.000 metros de trabajos subterráneos, asegurado acuerdos comunitarios de comunidades propietarias de las tierras superficiales dentro del área del proyecto, completado una carretera de acceso de 29 kilómetros suficiente para manejar camiones de mineral de 40 toneladas y terminar numerosas pruebas metalúrgicas que varían en tamaño desde unos pocos cientos hasta algunos miles de toneladas.

En septiembre de 2018, IMC solicitó que se realizara la inspección final de las obras terminadas para permitir el inicio de la explotación. A mediados de octubre de 2018, justo antes de que se realizara la inspección final, los pistoleros de la vecina Comunidad de Parán obligaron al personal de IMC a retirarse. El área del proyecto, incluso desde sus oficinas ubicadas en la campaña, erigió un bloqueo que impidió el acceso a la mina y al campamento. El bloqueo se realizó en la carretera construida por la empresa minera y en la propiedad registrada de la Comunidad de Lacsanga. IMC tiene acuerdos existentes con la Comunidad de Lacsanga. El partido de bloqueo de la Comunidad de Parán fue a menudo violento y no dudó en disparar rifles y amenazar a los miembros de la comunidad de Lacsanga y a los empleados de IMC. Tanto Lacsanga como IMC solicitaron que las autoridades ayudaran a eliminar el bloqueo y restablecer el acceso a la mina. Esta asistencia no se proporcionó. El financiamiento para el desarrollo de la mina por parte de IMC se proporcionó mediante un préstamo de oro. Durante el período de bloqueo, estaba previsto que Lupaka procesara material, generara flujo de caja y pagara el préstamo. No fue posible hacerlo debido al bloqueo ilegal. En última instancia, diez meses después, en agosto de 2019, sin un progreso aparente en el conflicto, el prestamista ejecutó el préstamo y Lupaka perdió toda su inversión.”

Lupaka acusa de sus pérdidas a los actos y omisiones de Perú y pide una compensación de 100 millones de dólares.

LALIVE representa a la canadiense y Bench Walk Advisors le respalda financieramente.

Proyecto de Oro Invicta

El Proyecto de Oro Invicta se encuentra en la provincia de Huaura, aproximadamente a 120 kilómetros al norte de Lima.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.