Diego Castagnino* nació en Brasil y se unió a PepsiCo Venezuela en julio de 2009, actualmente es director legal para Venezuela, Centroamérica y el Caribe. Castagnino habla de lo que le pide una compañía como la suya al arbitraje, las ventajas que encuentran y su visión del arbitraje en la región iberoamericana.

  • En caso de conflicto, ¿qué le pide una compañía transnacional al arbitraje?

En caso de un conflicto esperamos encontrar en el arbitraje un medio imparcial e independiente, en donde se imparta justicia con ética, objetividad y celeridad.

Por tratarse de un medio convencional, exclusivo y excluyente de la jurisdicción ordinaria, la buena fe debe estar presente en todo momento como estándar de actuación para la interpretación del acuerdo arbitral y para modelar el actuar de las partes, el centro de arbitraje y los árbitros.

Confiamos en los medios alternos para la resolución de controversias, utilizamos ampliamente el arbitraje, pero también la mediación y la conciliación.

La posibilidad de obtener de manera rápida medidas cautelares anticipadas, nos ha permitido lograr el cese de conflictos

  • ¿Cómo han sido sus experiencias con el arbitraje?

La experiencia ha sido satisfactoria. He participado en varios arbitrajes para resolver conflictos comerciales de distintas dimensiones, desde incumplimiento de contratos de servicio de vigilancia, hasta incumplimiento de contratos por parte de importantes proveedores de materiales, productos y servicios.

La posibilidad de obtener de manera rápida medidas cautelares anticipadas, nos ha permitido lograr el cese de conflictos complejos y también nos ha garantizado la ejecución del laudo arbitral.

  • ¿Cuáles son los principales beneficios que le ofrece el arbitraje?

A lo largo de nuestra experiencia me he dado cuenta de que el arbitraje permite una planificación estratégica empresarial, ya que con anticipación hay certeza en cuanto a cuándo comienza y cuándo termina, así como lo relacionado a los costos y tarifas aplicables.

Otro beneficio es que el arbitraje permite que las partes puedan designar a los árbitros que decidirán su controversia. Mientras que en el proceso judicial el juez es impuesto según el sistema de distribución o sorteo de causas, en el arbitraje las partes tienen el derecho a seleccionar quién decidirá su caso, permitiendo que se elija a una persona cualificada en la materia objeto del conflicto.

permite proteger información sensible y que se eviten divulgaciones sobre la controversia o sobre el mismo laudo arbitral

La confidencialidad de la información también es un beneficio indiscutible que ofrece el arbitraje, ya que permite proteger información sensible y que se eviten divulgaciones sobre la controversia o sobre el mismo laudo arbitral, en contraposición a lo que ocurre en la jurisdicción ordinaria en donde el expediente usualmente es público.

Por último, el arbitraje se presenta como un medio flexible de resolución de controversias, en donde el principio rector es la libre autonomía de la voluntad de las partes, lo cual significa que las partes podrán adaptar el procedimiento a sus necesidades, posibilidad que no existe en la vía ordinaria que se caracteriza por su rigidez y que más bien ofrece en la mayoría de las veces procedimientos inoperantes aletargados e ineficientes, los cuales no responden a la inmediatez que todos requerimos a la hora de resolver nuestros conflictos.

  • ¿Cree que es necesario impulsar las instituciones iberoamericanas para la administración de arbitrajes?

Absolutamente, creo que debemos promover el uso de las instituciones iberoamericanas para la administración de arbitraje. El arbitraje seguirá consolidándose como el medio idóneo para la resolución de controversias empresariales, ya que cada día crece la confianza que los empresarios tienen en dicha institución.

También considero que en Iberoamérica contamos con árbitros del más alto nivel y con instituciones con amplia experiencia en la administración de arbitrajes locales e internacionales.

en Iberoamérica contamos con árbitros del más alto nivel y con instituciones con amplia experiencia

  • ¿Cuáles son los elementos que toma en consideración a la hora de elegir una institución para la administración de arbitraje?

Si bien la elección deberá hacerse atendiendo a las circunstancias específicas de cada caso, considero que es importante que se trate de una institución que ofrezca un mecanismo imparcial para la administración y supervisión del arbitraje y no debe estar sometida a intereses políticos ni a grupos económicos.

Debe contar con prestigio, experiencia y con vocación de perdurar en el tiempo.

Por último, es fundamental que tenga un reglamento acorde con las actuales tendencias y una lista de árbitros abierta, con profesionales de primer nivel, expertos en distintas materias, orientados a actuar bajo los principios de la ética y la buena fe.

*Diego Castagnino cursó sus estudios de abogacía en Venezuela, en donde obtuvo el título de abogado en la Universidad Católica Andrés Bello (2006). En la Universidad de Alcalá en España realizó estudios de postgrado graduándose de Máster en Derecho de la Empresa (2007), Máster en Negocio Bancario (2008) y Diplomado en Arbitraje Comercial Internacional (2007). En la Universidad Central de Venezuela obtuvo el título de Especialista en Derecho Mercantil (2014), y actualmente es Doctorando en Ciencias, mención Derecho.

Diego es árbitro y forma parte de la lista de árbitros del Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Caracas y del Centro Empresarial de Conciliación y Arbitraje (CEDCA), es miembro de la Junta Directiva de la Asociación Venezolana del Arbitraje (AVA), Vicepresidente del Comité de Arbitraje de la Cámara Venezolano-Americana de Comercio e Industria (VenAmCham),  miembro del Capítulo Venezolano del Club Español del Arbitraje y Secretario Ejecutivo de la Sociedad Venezolana de Derecho Mercantil (SOVEDEM).

Es profesor de Derecho Mercantil en el pregrado de la Universidad Central de Venezuela, de Arbitraje Comercial en el Centro de Postgrado de dicha Universidad, y de Derecho Civil Obligaciones en la Universidad Católica Andrés Bello.

Cuenta con amplia experiencia en negociación y redacción de contratos, gestión de crisis, litigios y arbitrajes. Es el autor del libro: «El contrato de distribución» y de varios artículos relacionados con el derecho mercantil y arbitraje.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.