El proyecto Camisea vuelve ser el centro y foco de un posible arbitraje. A los conflictos abiertos con Pluspetrol y la española Naturgy, se une ahora la amenaza de la compañía coreana SK Innovation que reclama el bloqueo en la venta de miles de millones de sus inversiones en la planta de procesamiento de gas.

SK Innovation espera desde 2019 que Perupetro apruebe la venta del 17’5% de su participación en Camisea a Pluspetrol, para que el Ministerio de Energía y Minas y el de Economía y Finanzas peruanos refrenden la transacción y la adquisición por parte de la argentina sea efectiva.

La coreana plantea acudir al arbitraje porque se está reteniendo su salida del proyecto de gas de Camisea y manifiesta que si el acuerdo fuera aprobado en este mes de febrero se evitaría el arbitraje.

La transacción entre las partes se eleva a más de 1.500 millones de dólares.

El proyecto Camisea y los Derechos Humanos

Camisea es el yacimiento de gas de mayor importancia de toda América Latina. Su explotación es especialmente relevante en el ámbito medioambiental y de los Derechos Humanos, dado que el entorno es un espacio sensible de importancia global y corazón de las reservas Kugapakori, Nahua-Nanti… en el Amazonas peruano, una de las áreas protegidas más importantes del mundo.

Desde que comenzaron las explotaciones, grupos de presión, como Survival International, reclaman un mayor control de la explotación de gas en defensa de las tribus que habitan la zona y de sus recursos naturales.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.