Real Hearing. Tan real como en el tribunal


La compra de más de 2.000 vehículos por parte del Ministerio del Interior peruano, a través de la Agencia de Inversión y Comercio de Corea, a Daewoo International Corporation ha sido cuestionada, entre otros asuntos, por figurar en el contrato entre ambas partes una cláusula de arbitraje en la que se plantea un Tribunal de Nueva York en caso de controversia.

Según información recogida por Expreso de Perú en “Eventual arbitraje en el caso patrulleros…“, que ha tenido acceso al contrato de compra, la cláusula que se destaca en el apartado referido a “Leyes y Arbitraje” dice: “este contrato se regirá e interpretará de conformidad con las leyes del Estado de Nueva York, Estados Unidos de América, sin que surtan efecto los principios de elección del derecho aplicable o de conflictos entre sistemas jurídicos de tales leyes.”

Esta noticia da pie para que hablemos de la necesidad de dar relevancia a un centro de arbitraje internacional iberoamericano, al que las partes tengan opción de acudir en el caso de importantes contratos. En este contrato también podrían haberse decidiso por grandes instituciones arbitrales asiáticas o europeas, sin embargo, sean las que sean las circunstancias, la decisión ha sido Nueva York y no quiere decir que la sede no sea legítima, que lo es, sino que con este post queremos reivindicar la necesidad de contar en el tablero con un nombre iberoamericano en el arbitraje internacional que sea solvente, transparente y de confianza.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.