Varias comunidades judías españolas se han personado como amicus curiae de la familia Cassirer en la larga lucha que mantienen por la propiedad de un famoso cuadro del impresionista francés Camille Pissarro, expoliado durante el expolio nazi y adquirido por el barón Thyssen. La obra se encuentra en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.

El largo litigio por la obra de Camille Pissarro “Rue Saint-Honoré por la tarde. Efecto de lluvia” sigue adelante en tribunales estadounidenses con algunas novedades acaecidas en días recientes.

Hace unas semanas informábamos de que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos aceptó admitir a trámite la petición de casación de la familia Cassirer. Esta aceptación es discrecional por parte del Tribunal Supremo y solamente menos del 3% de los casos son aceptados a trámite.

El 22 de noviembre la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) y la Comunidad Judía de Madrid (CJM), representados por el bufete B. Cremades & Asociados han presentado un escrito apoyando como amicus curiae a la familia Cassirer.

En el escrito explican, entre otros, que: “Los tribunales en este caso han identificado indebidamente la ley española como la ley aplicable y luego han interpretado erróneamente los principios legales españoles pertinentes”.

Más sobre el caso

A finales de abril de 2019, un juez estadounidense decidió que, cuando adquirió el cuadro de Camille Pissarro “Rue St. Honoré, aprés-midi, effet de pluie” en 1993, la Fundación Thyssen-Bornemisza desconocía el origen (robado) del mismo. Por consiguiente, no se le puede considerar un “encubridor” a los efectos del artículo 1956 del Código Civil. Por el contrario, le aplicaría el plazo de prescripción adquisitiva del artículo 1955 del Código Civil. En consecuencia, en opinión del juez, la Fundación es el legítimo propietario del cuadro y no tiene obligación de devolvérselo a los Cassirer.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.