Las tarifas aduaneras impuestas durante la era Trump a la importación de aceituna española violaron normas internacionales al considerar que estas importaciones estaban subvencionadas ilegalmente. Así concluyó la semana pasada un panel de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El gravamen de entre el 30% y el 44% a la aceituna negra española se derivaba de la acusación por parte del Departamento de Comercio estadounidense hacia los agricultores españoles, de recibir subsidios ilegales que se derivaban a los exportadores de aceituna negra.

Sin embargo la UE había rebatido esta alegación, ya que, tras la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), las ayudas no se conceden a la producción ni son específicas para ningún sector de productos y argumentó que el Departamento de Comercio de EE.UU. había asumido erróneamente que el beneficio de las subvenciones se había transferido por completo a los procesadores de aceitunas maduras.

Según los datos publicados por la Comisión Europea, desde la imposición de las medidas estadounidenses, las exportaciones de aceitunas negras de España a Estados Unidos han disminuido casi un 60%.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.