Ana Salinas López es profesora del Máster Universitario en Arbitraje Internacional de la UNIR, Universidad en Internet. Abogada en Derecho Internacional Privado y Derecho Mercantil se ha especializado en Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos. UNIR, la Universidad en Internet, colabora con CIAR Global desde hace ya unos meses en lo que ha apostado por impulsar su formación para llegar a un amplio espectro de alumnos de Iberoamérica.

Ana Salinas contesta a nuestros preguntas sobre el panorama actual del arbitraje internacional y de inversiones y su trasfondo en el mundo académico.

  • ¿Qué futuro le ve al arbitraje de inversiones?

Las perspectivas son muy interesantes en general en materia de arbitraje. Ahora bien, las particularidades del arbitraje de inversiones, la complejidad de los tratados de inversión, las numerosas recusaciones a los árbitros, unido a las consecuencias de la pandemia de COVID derivadas de las medidas adoptadas por los distintos países que pueden entenderse como violaciones de tratados internacionales ponen de manifiesto que los futuros arbitrajes en materia de inversión adquirirán mayor complejidad.

Este último aspecto es especialmente revelador en la actualidad y veremos el impacto que generan los nuevos casos que van surgiendo, analizando las futuras demandas y reclamaciones de los inversionistas y las defensas que pueden invocar los Estados.

  • Ateniéndonos a su faceta académica, ¿qué aporta a su carrera compaginar la vida en las aulas con el ejercicio de la abogacía?

Compaginar el ejercicio de la abogacía con la vida académica es muy enriquecedor para un profesional. Esta dualidad de roles aporta una perspectiva muy interesante ya que permite no solo formar a futuros abogados facilitándoles conocimientos y aprendizaje, sino compartir con ellos la experiencia y análisis de la praxis del derecho. En todo caso, la interacción que se produce es extraordinaria y el beneficio obtenido es mutuo.

  • De su experiencia como profesora, ¿qué diferencias intuye en las nuevas generaciones de futuros abogados?

 Una visión mucho más globalizada e internacionalista no solo del mundo, sino del derecho y de su ejercicio profesional. En un planeta absolutamente interconectado como el actual, la tecnología permite abarcar conocimientos y acceder a una variada información. Los futuros abogados tienen la posibilidad de formarse en diferentes disciplinas y siendo el derecho internacional privado una rama que permite el conocimiento jurídico de todas las situaciones privadas internacionales, capacita para dar respuesta a los complejos problemas que se pueden plantear.

  • ¿Cuáles son los mayores cambios que ha experimentado la formación en arbitraje internacional en los últimos años?

Afortunadamente un gran cambio. Sirva como ejemplo la labor divulgativa del arbitraje internacional en la asignatura de Derecho Internacional Privado, que ha fomentado un interés creciente en el alumnado y que a su vez se ha visto respaldado por las universidades.

La posibilidad de cursar asignaturas de grado que descubran y profundicen en el estudio del derecho arbitral, unido a los programas de posgrado exclusivos, ha permitido la difusión de esta institución jurídica y la consecuente especialización de los alumnos, otorgando la posibilidad de desarrollar con éxito su futuro desarrollo profesional

  • Como experta en Derecho Internacional Privado y Arbitraje, ¿cuáles son las claves para ser un excelente profesional en el ámbito del arbitraje internacional?

La formación, especialización, experiencia y profesionalidad son esenciales. En arbitraje internacional el perfil de los árbitros requiere de un contrastado conocimiento del derecho en el ámbito de su especialidad jurídica, que normalmente deriva también del ejercicio previo de la abogacía. Del mismo modo, los abogados de parte deben dominar el derecho arbitral y conocer las singularidades de este mecanismo extrajudicial.

  • ¿Cuál es su opinión sobre la situación del arbitraje en España?

El reconocimiento actual del arbitraje como un mecanismo extrajudicial de resolución de conflictos se debe a un intenso esfuerzo y trabajo previo de décadas que ha dado sus frutos. El fomento del arbitraje por parte de instituciones y cortes arbitrales, la existencia de un marco legal que aporta certeza y seguridad jurídica, la internacionalización de las empresas y el auge de las inversiones internacionales ha permitido y promovido su expansión.

Igualmente, el necesario respaldo jurisprudencial del Tribunal Constitucional en sus últimas sentencias ha sido muy contundente, facilitando su consolidación. En consecuencia, le auguro un atractivo futuro.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.