Conversamos con Rodrigo Oreamuno Blanco, vicepresidente del Centro Iberoamericano de Arbitraje, CIAR, y árbitro internacional con acreditada experiencia en instituciones de la talla de Ciadi, CCI o la Corte Permanente de La Haya.

Preguntado por la razón del nacimiento del Centro Iberoamericano de Arbitraje, CIAR, Oreamuno explica que responde a la necesidad de que exista una institución iberoamericana “que ofrezca servicios de arbitraje eficientes, con una visión hispanoamericana y a un costo razonable” La institución enfrenta, principalmente, “el reto de prestar esos servicios en esas condiciones”

El objetivo de convertir al CIAR en un centro de arbitraje de prestigio internacional pasa por la selección de “árbitros de conducta intachable y con excelente formación jurídica en arbitraje” Oreamuno insiste en que el Centro debe velar porque esos árbitros cumplan con “su función en forma eficiente, a un costo razonable y con apego a los más altos estándares éticos”.

La importancia de que el CIAR sea conocido y reconocido entre las empresas iberoamericanas es clave por lo que es sustancial “la divulgación de su existencia, de sus listas de árbitros, de primera calidad, y de sus tarifas razonables”, explica el vicepresidente del Centro.

Pero, ¿cuál es el clima entre los abogados y empresarios y cómo reciben la idea de contar con una institución de arbitraje iberoamericana? ¿La sienten como una necesidad? Oreamuno comenta que “efectivamente, he tenido la oportunidad de conversar del CIAR con algunos usuarios potenciales y se han mostrado muy interesados.”

Recientemente, prestigiosas cortes de arbitraje internacional han tomado ciertas iniciativas de apertura. La actuación de la Corte de Singapur de someter a consulta pública su nuevo reglamento de arbitraje de inversiones y algunas otras acciones tomadas por otras instituciones similares “me parecen excelentes, porque contribuyen a divulgar la existencia del arbitraje como un método idóneo para la solución de conflictos.”

¿Y cuáles serán los movimientos a corto plazo de CIAR? Para Oreamuno: “En los próximos dos años las expectativas de CIAR son las de consolidarse como una institución de primera categoría en el campo de la administración de procesos arbitrales.”

Rodrigo Oreamuno Blanco: el CIAR debe divulgar su existencia, la lista de sus árbitros y sus tarifas de arbitraje razonables.

El vicepresidente de CIAR explica cómo el prestigio de un centro internacional de arbitraje pasa por la intachable conducta de sus árbitros, así como su excelente formación jurídica. En el comienzo de andadura del Centro nos da algunas pinceladas para saber cuáles son los retos y objetivos que enfrenta la institución.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.