Real Hearing. Tan real como en el tribunal


Tras el arbitraje entre Red Eagle y Colombia en el que el tribunal desestimó todas las reclamaciones de la minera canadiense tras la delineación, en 2014, de nuevos límites dirigidos a la protección ambiental de un humedal en el Páramo Santurbán, en la región de Santander, donde se prohibe la extracción, los proyectos mineros en la zona se reinventan. La minera canadiense Aris Mining ha anunciado recientemente, a falta de recibir la licencia ambiental, la adquisición del 51% del proyecto Soto Norte, en la misma región, y una explotación de cobre y oro con menos efectos medioambientales.

El arbitraje de Red Eagle fue presentado en abril de 2018 por la canadiense que demandaba una indemnización de 130 millones USD por su proyecto Vetas Gold que comprendía una porción en el espacio delimitado en el Páramo Santurbán, una amplia región natural, de ecosistema montano intertropical, con ubicación en los departamentos colombianos de Norte de Santander y Santander. Santurbán destaca por la diversidad de su fauna, así como por su importancia ecológica, en él nacen varias fuentes hídricas que abastecen de agua a poblaciones y a ciudades de la región.

Soto Norte (Santander), el área donde operará Aris Mining, adquirido a la compañía de inversiones Mubadala Investment Company PJSC con sede en Abu Dhabi, es uno de los mayores proyectos auríferos subterráneos sin explotar de Sudamérica y la canadiense explica que se emplearán prácticas mineras modernas y sostenibles. El acuerdo concluirá en junio si se obtiene la licencia ambiental por parte del Gobierno colombiano que ya ha negado estos permisos de explotación en zonas cercanas al Páramo Santurbán.

Un plan de desarrollo más pequeño y eficiente

Aris Mining anuncia un nuevo plan de desarrollo a menor escala y, en el comunicado publicado con motivo de la adquisición de los derechos de explotación, explica que ha completado los estudios de optimización de un plan de desarrollo más pequeño y eficiente para Soto Norte.

Los cambios clave anunciados incluyen:

  • la reducción de la huella ambiental,
  • la construcción de una planta de procesamiento más pequeña con una vida operativa más larga,
  • la adopción de un método de minería flexible para seleccionar el material de mayor ley en una etapa más temprana de la vida de la mina y
  • la instalación de una planta de relleno de pasta para minimizar los requisitos de almacenamiento de relaves en superficie.

La explotación inicialmente se planteó como una operación a gran escala, sin embargo, Aris Mining recalca que en 2023 encargó una evaluación técnica y económica de Soto Norte que considera un concepto de minería a escala reducida.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.