¿Por qué un Centro Iberoamericano de Arbitraje?

De manera sencilla y directa: con la fundación del Centro Iberoamericano de Arbitraje, CIAR, se da respuesta a una demanda explícita de los operadores del comercio internacional en Iberoamérica y de las instituciones profesionales que los representan. Organizaciones empresariales y Colegios de Abogados de Iberoamérica han impulsado la fundación del CIAR porque los empresarios de los países iberoamericanos y los abogados que les asesoran y defienden han coincidido en la necesidad de una institución como esta que acaba de constituirse.

¿Cuáles son las principales apuestas del Centro para hacerse sitio entre las instituciones internacionales de arbitraje?

El Centro va a competir en un terreno en el que está implantada la huella de la calidad que a los arbitrajes internacionales han aportado las grandes instituciones arbitrales.

Hay que mantener esos parámetros de calidad pero enmarcando nuestra oferta en elementos tan reconocibles como son el lenguaje y la sintonía de nuestros sistemas jurídicos. Entre los fines fundacionales y las exigencias estatutarias está el mantenimiento de esos referentes de identidad cultural y de idiosincrasia.

El arbitraje CIAR garantiza un procedimiento en sintonía de lenguaje y ámbito cultural

¿Qué ofrece CIAR a las empresas? Y ¿por qué una pyme debería decidirse por utilizar sus servicios?

El arbitraje CIAR ofrece: el empresario en conflicto no tendrá que cambiar de abogado; tampoco tendrá que aprender o explorar comportamientos en otra lengua o en otro mundo jurídico; será atendido pronto y bien; y el procedimiento arbitral se desenvolverá en ese mismo ámbito de cultura y lenguaje jurídicos.

Todo ello tendrá menos costo. Con ello el conjunto se muestra atractivo para que las Pymes utilicen el arbitraje para solventar sus conflictos inter fronterizos sin tener que cambiar ni sus planes de negocio ni sus economías ni sus proyectos vitales

¿Qué opina de las últimas políticas adoptadas por la CCI para dotar de transparencia y más rapidez a sus arbitrajes?

El arbitraje ha ofrecido y debe siempre ofrecer rapidez y transparencia en su funcionamiento; y si esas notas se debilitan hay que corregir esas disfunciones. Que se haya hecho así es bueno para todos.

A su juicio, ¿qué convierte a una entidad atractiva al arbitraje comercial internacional?

El mundo de las transacciones comerciales se ha globalizado. Ya todos pasan fronteras y ya todos avizoran conflictos internacionales.

El atractivo del arbitraje ha de tener siempre las mismas notas:

  • es un acto de libertad contractual;
  • plantea un horizonte de solución de conflictos menos solemne que el recurso a la justicia ordinaria;
  • es indispensable que ofrezca rapidez;
  • y es exigible que sea una menos gravosa para afrontar los litigios.

Todo ello envuelto en la calidad moral y profesional de los árbitros y de las Instituciones que se responsabilizan del trámite.

Finalmente, ¿cuáles son los principales objetivos para este primer año?

No ha sido fácil llegar hasta aquí. En el año 2015 hemos cumplido objetivos, así que ya estamos dispuestos para que en 2016 también se satisfagan las expectativas:

  • difusión de nuestra Institución para que quienes tanto nos han impulsado sepan que en CIAR ya estamos preparado para atenderles;
  • extensión por todo el ámbito iberoamericano del CIAR, su Reglamento y su Cláusula;
  • integración de las listas de árbitros;
  • consolidación del funcionamiento y operatividad de las sedes.

Así, cuando lleguen los primeros encargos la respuesta institucional podrá ser acorde a las esperanzas que tanta gente ha puesto en la creación del CIAR.

De paso, haremos llegar a los Poderes Públicos y a cuantos nos han ayudado y apoyado el mensaje de que la sociedad civil (empresarios y profesionales) de Iberoamérica ha dado eficaz y pronta respuesta al encargo que recibimos.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.