El arbitraje de Housers, plataforma de financiación participativa (crowdfunding) de inversión inmobiliaria, que le enfrentaba con uno de sus fundadores: Tono Brusola ha finalizado a favor de la compañía.

El conflicto se inició en 2018 cuando uno de los fundadores de Housers, Tono Brusola, salió de la plataforma, por diferencias con su Consejo de Administración, entre amenazas de bloqueo de una nueva ampliación de capital, y las audiencias del arbitraje comenzaron en el verano de 2020.

Según información publicada en prensa (ver “Housers gana el arbitraje contra el socio díscolo y buscará capital  tras el bloqueo“, Jesús Martínez, La Información, 26.01.2021), Housers podrá exigirle, por incumplir el pacto de socios, la devolución del 18% de las acciones en su poder una penalización que puede llegar hasta los 600.000 euros.

Breve sobre el arbitraje

Brusola fue expulsado de la compañía por incumplir el pacto de socios y presentó un arbitraje con árbitro único en mayo de 2019 ante la Corte Civil y Mercantil de Arbitraje (CIMA), tras una acción judicial de Housers en la que fue desestimada la denuncia por competencia desleal y apropiación indebida contra Brusola.

Housers fue la primera plataforma de crowdfunding inmobiliario fundada en España.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.