La Procuraduría General del Estado de Ecuador ha comunicado el inicio del proceso de apelación del fallo Chevron por la que un tribunal de arbitraje internacional determinó que la sentencia obtenida en tribunales ecuatorianos contra Chevron de $ 9.500 millones incluyó, entre otros, fraude y corrupción y que era inaplicable en virtud del derecho internacional.

El 15 de diciembre de 2020 la Procuraduría General del Estado del Ecuador notificó a Chevron su decisión de interponer un recurso de apelación de la sentencia del 16 de septiembre de 2020 por la que un tribunal de La Haya falló a favor de Chevron confirmando el laudo arbitral parcial de 2018 dictado por un tribunal internacional administrado por la Corte Permanente de Arbitraje.

Según el comunicado: “dicho recurso busca revertir la decisión dictada en primera instancia y, por lo tanto, insistir en la solicitud de anulación del laudo arbitral que determinó la responsabilidad del Estado en favor de esa empresa.”

En una información recogida por la agencia EFE, Chevron ha insistido en lo refrendado en el laudo y, sobre todo, en el carácter fraudulento de la sentencia de Lago Agrio rechazada por juzgados de Estados Unidos, Argentina, Brasil, Canadá y Gibraltar.

El laudo
En el laudo de 2018, el tribunal además rechazó las alegaciones ambientales subyacentes contra Chevron y determinó que una subsidiaria de Chevron completó “un programa de remediación ambiental” supervisado por Ecuador, quien “liberó los reclamos ambientales en los que se basó la fraudulenta sentencia ecuatoriana”; y aclara que “cualquier responsabilidad por las condiciones ambientales actuales en Ecuador recae en la empresa petrolera estatal, que continúa operando en la misma zona en la actualidad”.

Sentencia Lago Agrio

Los afectados en el caso Chevron -provincias de Orellana y Sucumbíos- esperaron dos décadas hasta obtener una sentencia que les daba la razón y obligaba a Chevron a indemnizarles por los graves daños ambientales sufridos (centenares de pozos petroleros filtraron el líquido y causaron el que muchos califican como el mayor desastre ambiental mundial). La esperada sentencia se dictó en 2013 -Chevron debía pagar 9.500 millones de dólares por la contaminación producida por Texaco durante las décadas de los 70 y 80-. En ese momento se iniciaron las acciones de cobro en otros países, impulsadas por el rechazo a cumplir con la sentencia de la petrolera.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.