Néstor Farías Bouvier firma este artículo de opinión sobre el fallo del Ciadi contra Argentina por el arbitraje de Aerolíneas Argentinas. Farías Bouvier fue Secretario de Industria de Argentina en 1985, presidente-CEO de Austral al privatizarse y reestructurarse, y con su consultora SAPIN SA diseñó el Plan de Transformación de Aerolíneas Austral 2010-2014.

Condena del Ciadi y tortuosa relación Gobierno Kirchner-Grupo Marsans/Aerolíneas Argentinas

El Estado Argentino, durante el Gobierno Kirchner, gestión de Ricardo Jaime, ex Secretario de Transporte, hoy preso, y su ministro De Vido, candidato a compartir domicilio, realizó un manejo torpe en la relación con Marsans-Interinvest (MI) accionista, por decisión y aporte del Reino de España, del Grupo Aerolíneas Argentinas (ARSA). Esta mirada a los hechos de entonces intenta que el tiempo no borre malas experiencias, olvide responsabilidades, y aporte algo a la decisión y eventual defensa ante CIADI si el Gobierno decide rechazar el reciente fallo.

Un Gobierno que gestionó y negoció mediante funcionarios corruptos, nunca pudo dar buenos resultados. Jaime, con relación directa con el presidente Kirchner, urdieron arreglos que nos dejaron una nueva deuda de US$ 320mm (CIADI reciente) por una empresa que estaba concursada, que requirió 5.000mmU$S durante la gestión Kirchner y ahora pagar a quienes no solo no invirtieron, dado que el Estado español les pago 1.000 mmU$S por tomar la empresa y se beneficiaron con parte de ese monto, desviándolo a sus empresas. O sea, reclaman bajo un tratado de protección de “inversiones que no hicieron” cuestión no mencionada en el fallo.

Irregularidades y gruesos errores de gestión

2001: El Estado Español entrega a Marsans-Interinvest (MI) la propiedad del grupo Aerolíneas, ya expoliada por la gestión Iberia, American Airlines y SEPI. Para que se hiciera cargo MI, España desembolsó US$ 752millones para el Concurso, más 250 mm para contingencias.

Irregularidad #1: MI comete irregularidades en el Concurso, pagando 100% de sus acreencias a bancos y empresas españolas. Se hizo así de los derechos concursales y votó y se auto aprobó su propuesta para el resto de acreedores, mayormente locales y el Estado, (cs sociales, impuestos y Bancos oficiales), logrando una quita del 60%, sumo también pesos con la dilución de deuda por la fuerte devaluación del 2003.

2005: Cumplir con el concurso y la marcha inicial de la empresa, requirió así un monto significativamente menor que el recibido, el sobrante, un par de centenas de millones, nunca llegó al destino previsto, el Grupo ARSA… Luego del permanente conflicto por tarifas y por presión del presidente Kirchner, MI sacrifica al socio Antonio Matta de la conducción de ARSA, dejando la empresa sin conducción y abandonada a su suerte; pero pagando generosamente “servicios prestados” a empresas del Grupo Marsans (Air Comet) por más de 1.350 millones de pesos (aprox. US$ 340mm); sobrefacturados por supuesto, más inversiones en Chile en Aerolíneas del Sur, transferida a Air Comet durante la caída de su gestión. Irregularidad #2 de MI y el “error” del Estado: no iniciar un juicio penal por vaciamiento del Grupo A\ARSA en favor de Air Comet, su propia empresa.

2007, error #2 (irreversible). Néstor Kirchner urdió en directo con Jaime las negociaciones y los pasos del Estado, refrendados por De Vido y, ante el pedido de MI ya con ARSA en debacle, aportó los fondos sin explicitar en qué carácter. Capitalizarla con esos y futuros aportes, que MI no estaban en condiciones de discutir, hubiera llevado a la propiedad, por dilución de las acciones en pesos, del 99, 999% sin expropiar y sin paga.

Error #3 (grave e irreversible). Jaime firma el 17/07/ 2008 un acuerdo con MI para valuar ARSA por cada parte y si no hay acuerdo, por un tercer tasador acordado. Este fallo sería determinante para concretar el traspaso. (1)

Las valuaciones: El Tribunal de Tasación de la Nación (TTN) por “Patrimonio Neto Corregido” (sin importar del FFD comprometido) concluyo en un valor negativo de US$ 832mm. Para MI, la valuación por Credit Suisse (CS) “valía entre US$ 330 y US$ 540 millones. El fallo CIADI, pag. 435, dice “Marsans ha demostrado que el valor justo de mercado de las aerolineas en 2008 fue de al menos U$S 330 millones (cero para ARSA y U$S 330 millones para AUSA) y que sufrieron daños y perjuicios por al menos U$S 320,76mm” y falla contra el Estado con esas cifras.

Esta certeza de “demostrado” muestra al mirarla cuidadosamente la oportunidad de rebatir, no el método FFD de por sí poco oportuno, sino esta valuación y mencionar muchas cuestiones que CS explicita y la debilitan como prueba irrefutable del valor. (2)

Dice el Banco Mundial: Ante la ausencia de una determinación acordada por las partes, o basada en su acuerdo, el valor justo de mercado será aceptable si lo determina el Estado conforme a criterios razonables relacionados con el valor de mercado de la inversión, es decir, en una cantidad que un comprador dispuesto pagaría normalmente a un vendedor dispuesto, luego de tener en cuenta la naturaleza de la inversión, las circunstancias en las que operaría en el futuro y sus características específicas, incluido el período en el que ha existido, la proporción de bienes tangibles de la inversión total.

Veamos las cuestionables pautas del trabajo de valuación de Credit Suisse tomadas por inobjetables por el fallo.

Del ‘disclaimer’ introductorio: “con relación a la evaluación de los negocios de ARSA y AUSA y no deben ser considerados como un informe o tasación independiente de los activos y pasivos de dichos negocios” puede una valoración no precisar con claridad activos y pasivos aun con el FFD. Obviamente ha sido objeto de tratarlo en los fondos a tomar para cubrir pasivos, etc. Pero cuanto pasivo no está claro como tampoco los tangibles que consideraron siendo una pauta de trabajo clave para explicitar

han sido preparados en base a estimaciones en materia financiera, económica, de mercado y otras condiciones que están sujetas a volatilidades inusuales… que podrían tener impacto significativo en nuestro análisis”(sic). Verdad explicitada pero no considerada aparentemente en el valor, la aleatoriedad de los ingresos ¿no contaron en el valor?

Las proyecciones, de terceros interesados sobre las que CS elabora indicadores y resume sin sustento fueron dólares, sabemos que la evolución de la inflación en pesos no siempre se acompaña por devaluaciones simétricas.

Lo mas sorprendente: el FFD manifiesta se hizo “en base a proyecciones preparadas por la gerencia de Interinvest/ Marsans” O sea ¿por los mismos que la llevaron a esa situación?

En definitiva, la valuación Credit Suisse ofrece flancos muy débiles para ser considerada como “demostración del valor de las empresas” en que se basa el fallo y se debería profundizar ese análisis y compararlo además con la realidad de la evolución real que la empresa tuvo. Allí si la gestión Recalde aporto mucho para bajar el valor…

Nota: Estos costosos errores de la gestión del Gobierno Kirchner fueron informados a funcionarios y políticos desde el año 2008 hasta el año 2016 con poco éxito en concitar la atención. Hoy, con la culpa de no haber sido eficaz en lograrlo, intento recalcar errores y horrores de gestión por las partes, para agregar un poco más de luz a la difícil decisión de aceptar el fallo o arriesgar un segunda instancia que puede resultar más costosa…, o cero como no cabe duda que es la lógica del negocio. Notable destino de un grupo que cobró tantos millones para hacerse cargo de una empresa que dejó igual o peor a la que recibió y quiere cobrar para entregarla.

(1) Fue ratificado 4 dias después por De Vido (al fin una firma!!) especificando que la valuación sería por el Flujo de Fondos Descontado (FFD)!!. ¿Conocería De Vido las graves consecuencias de definición?

(2) El método FFD implica imaginar el futuro de la empresa, razonablemente aproximable en una empresa con historia reciente y estabilidad de su negocio. En un proyecto nuevo, estas proyecciones son más difíciles de aproximarse a la realidad futura y así al valor posible de la empresa. En el caso ARSA de dos líneas aéreas, perdiendo dinero en forma continua y con los peores índices de eficiencia de la región, la valuación del CS utilizada fue errada al suponer que todo lo que no había logrado la gestion MI, seria mágica y rápidamente superada llevándola a niveles de eficiencia y rentabilidad en plazos imposibles en una empresa de esa magnitud e inercia al cambio. No era una empresa nueva y tenia rigideces estructurales lentas de modificar (exceso de personal, bajos índices de eficiencia en todos los órdenes, pasivos que cumplir a corto plazo, etc., por lo que nunca el método sería preciso y adecuado para cumplir los resultados que CS imagino, sin mencionar las usuales contingencias del sector, cenizas, huelgas, vaivenes macroeconómicos de alto impacto en el negocio, etc. En el Plan de Transformación 2009-2014, realizado por mi consultora Sapin con Oliver Wyman para ARSA, proyectamos una baja de pérdidas a niveles de U$S220mm anuales en cuatro años de fuerte restructuración de la forma de hacer, grid y flota con excelente calidad de gestión. Nada de eso se dio y en 6 años, 2015, seguían mal los indicadores de servicio y consumiendo U$S480mm de aportes financieros del Estado, tal vez inferiores a las perdidas económicas reales.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.