Jhoel Chipana Catalán* firma este artículo y propone algunas ideas para resolver el problema de acceso a la carrera profesional de árbitro de jóvenes abogados dedicados al arbitraje.

Todo sistema de resolución de disputas que busque eficiencia y continuidad debe tener mecanismos que tengan por objeto un adecuado y sistemático cambio de los actores involucrados en él; algo así como un recambio en las piezas para que la maquinaria funcione bien.

En el arbitraje existe una práctica común al momento de nombrar a un árbitro, pues sólo se consideran a personas que tengan una larga trayectoria y experiencia, vinculando estos requisitos con la edad, de tal suerte que se piensa que a mayor edad, mayor capacidad e idoneidad para ser árbitro.

El problema que surge es que profesionales jóvenes que estudian y tienen práctica en arbitraje se ven relegados y tienen que esperar muchos años para que puedan ser considerados en las ternas de nombramiento de árbitros.

debemos tener un mecanismo de inclusión y formación progresivo, planificado y que busque excelencia profesional y personal

Ante esta situación, a través de este breve texto quiero proponer algunas ideas para resolver este problema. Así, en primer lugar es importante diferenciar el tema del nombramiento de árbitros jóvenes con el de la inclusión de abogados jóvenes en procesos arbitrales internacionales, porque en el segundo caso no es raro observar que las partes del proceso tengan un equipo de defensa conformado por profesionales con gran experiencia de distintas edades (1).

Así las cosas, a continuación ensayaré algunas ideas para lograr la inclusión de profesionales jóvenes (menores de cuarenta años) a través de su nombramiento como árbitros.

1. Lo primero es desmentir el mito que reza que, a mayor edad, mayores garantías de buen desenvolvimiento en el cargo de árbitro. Ello no necesariamente es así por lo siguiente:

  • La edad no es un factor directamente proporcional a la existencia de capacidades profesionales y cualidades personales de una persona para ejercer la función de árbitro.
  • Existen jóvenes profesionales que tienen una sólida formación teórica y práctica en arbitraje.
  • La actualización en la formación profesional la reciben en mayor proporción los abogados jóvenes. Ello se puede apreciar si se observa que los participantes de actividades académicas son, en su mayoría, profesionales jóvenes.
  • Conclusión: el profesionalismo, capacidad y cualidades éticas no tienen directa relación con la edad.

2. En los reglamentos de arbitraje de instituciones arbitrales se debería incentivar la inclusión de mecanismos para que profesionales jóvenes puedan formar parte de tribunales. Algunas ideas son:

i. Que se dividan los tipos de procesos arbitrales en razón a su cuantía, complejidad y materia. Se podrían clasificar los procesos en tres grupos:

(a) los de menor cuantía, menor complejidad y materias controvertidas generales;

(b) los de cuantía moderada, complejidad media y materias más específicas que las del grupo (a); y,

(c) los de elevada cuantía, alta complejidad y materias altamente técnicas. En todos los casos, sería un tribunal de honor o una corte permanente del propio centro de arbitraje, el ente encargado de catalogar los arbitrajes en cada una de estas opciones.

Teniendo en cuenta esta clasificación, en el reglamento se podría incluir la posibilidad de que cuando las partes, o alguna de ellas, no nombren a su árbitro, o cuando los dos árbitros ya nombrados no se pongan de acuerdo en el nombramiento del presidente del tribunal, sea la institución arbitral quien procure nombrar a un árbitro joven para el tipo de procesos mencionados en el literal (a), y, por excepción, para el tipo de casos contenidos en el literal (b).

Esta medida permitiría que exista una mayor participación de árbitros jóvenes y que se involucren de manera progresiva en la práctica arbitral.

ii. Que en los reglamentos de arbitraje de las instituciones se establezca la posibilidad de la realización periódica de convocatorias (bienales, por ejemplo) para incluir en sus nóminas a un porcentaje de árbitros menores a cuarenta años que puedan ser elegibles. Las convocatorias pueden ser abiertas o pueden estar relacionadas con la organización de eventos académicos como competencias de debates, concursos de investigación, o evaluaciones curriculares. En todos los casos, los profesionales más ranqueados deberían tener como premio su inclusión directa en las nóminas de árbitros elegibles de dicha institución arbitral.

iii. Que en los reglamentos arbitrales existan lineamientos para que se sistematice data de los procesos arbitrales que esos centros de arbitraje administran, de tal suerte que esa información (que en principio es confidencial) esté al alcance y pueda servir para que los árbitros jóvenes aprendan cómo se desarrolla un proceso arbitral. Se trataría de algo así como aprender teóricamente lo que la práctica ha dejado.

3. Promover eventos donde se tengan como speakers a profesionales jóvenes y se publiquen sus intervenciones en revistas. En dichos eventos será fundamental la organización de mesas de trabajo y de debates.

4. Incentivar la capacitación a través de actividades académicas dirigidas a profesionales jóvenes, donde se aborden temas que árbitros de experiencia consideren necesarios que un profesional joven necesita conocer. Estas actividades no deberían ser eventuales (como hoy ocurre), sino que deberían ser permanentes. Un excelente punto de referencia sería la manera en cómo la ICC YAF viene organizando, cada vez con una frecuencia mayor, diversos eventos académicos con gran acogida.

5. Fortalecer las redes y organizaciones de árbitros jóvenes y crear lazos de intercambio de experiencias e información periódica. No basta el mero compromiso sin plazos ni una agenda programada.

6. Promover el reconocimiento de la práctica, producción bibliográfica, formación académica, entre otros, y publicar esos resultados en revistas o portales electrónicos para que estos profesionales jóvenes sean conocidos a nivel internacional. Este sería un gran incentivo para ellos.

7. Comprometer a los estudios de abogados para que consideren el nombramiento de árbitros jóvenes en los procesos que patrocinan y sus socios o asociados experimentados colaboren en la preparación de profesionales jóvenes.

Comprometer a los estudios de abogados para que consideren el nombramiento de árbitros jóvenes

8. Se debe priorizar la participación de profesionales mujeres y buscar paridad de género. ArbitralWomen es una interesante experiencia que puede enseñar mucho.

9. Un buen semillero de árbitros jóvenes se da con el inicio en dicha práctica de los secretarios arbitrales. Se debe fortalecer su capacitación.

Estas recomendaciones podrían tener un resultado valioso si es que se logra el compromiso de todos los actores involucrados: abogados, árbitros (jóvenes y experimentados), estudios de abogados, centros de arbitraje, instituciones privadas, entre otros.

No olvidemos que el arbitraje vale lo que valen los árbitros y para tener buenos árbitros debemos tener un mecanismo de inclusión y formación progresivo, planificado y que busque excelencia profesional y personal. Se tiene que sembrar para cosechar, pero esa siembra tiene que ser eficiente.

El arbitraje en general y el arbitraje internacional en particular, no deben perder de vista esta problemática y es que para que una institución perdure se requieren políticas pensadas, planeadas y aplicadas a mediano y a largo plazo; la formación de árbitros es, pues, un tema que debe tratarse con la mayor cautela y responsabilidad.

*Abogado, árbitro y profesor universitario (Universidad de San Martín de Porres y Pontificia Universidad Católica del Perú).

(1) Por ejemplo, ver la regla 12.5 (sobre abogados jóvenes) de las «Reglas Para Arbitrajes No Administrados» de la International Institute for Conflict Prevention & Resolution (CPR).

One Comment

  • Raphael Lisandro dice:

    Interesante artículo.
    Cabe resaltar que es una propuesta muy buena para los alumnos de pregrado, la misma que permite fijar una mirada a una rama del derecho que está en pleno apogeo. Sería excelente realizar más publicaciones resaltando los requisitos y actividades que realizan los secretarios arbitrales.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.