El Ministerio de Transportes y Comunicaciones de Perú ha comunicado dos nuevos resultados favorables en dos arbitrajes relacionados con la trama “Club de la Construcción.

Por un lado, uno de ellos el del Consorcio Vial Huayllay (conformado por las empresas Constructora Aterpa M. Martins S.A. Sucursal del Perú, CONALVÍAS Construcciones S.A.S. – Sucursal Perú y JOHE S.A.) en el marco del Contrato de Obra “Mejoramiento, Rehabilitación y Conservación por Niveles de Servicio del Corredor Vial – Lima – Canta – Huayllay – DV Cochamarca – Emp. PE-3N”, cuyo presupuesto ascendió a más de S/ 502 millones.

El tribunal desestimó todas las pretensiones de las demandantes y, tal y como se informa en la página web del Ministerio: “declaró la resolución del contrato por causal imputable al consorcio por haber abandonado la obra; es decir, por dejar de ejecutar toda labor en el proyecto”.

Por otro lado, contra Aterpa SA, empresa a cargo del mejoramiento de la carretera Rodríguez Mendoza–Empalme Ruta PE–5N (La Calzada), en el tramo Selva Alegre, en Amazonas, que pedía S/ 26,2 millones como compensación económica por conceptos de mayores costos, resolución de contrato y presuntos daños.

En este último procedimiento la Procuraduría cursó la petición para recusar a los dos árbitros que conformaron el tribunal original: Horacio Cánepa y Franz Kundmüller, ambos investigados en la trama de arbitraje Lava Jato y Odebrecht.

El Centro de Análisis y Resolución de Conflictos de la Pontificia Universidad Católica del Perú aceptó la petición y el tribunal reconstituido: “ratificó la validez de la decisión del MTC de resolver el contrato por los incumplimientos contractuales por parte de la empresa, referentes a la presentación de pólizas de seguro conforme a lo requerido en el contrato, sustentación de la permanencia de su personal en la obra y el debido mantenimiento de las vías, entre otros”, según la información publicada por el propio Ministerio en su página web.

Club de la Construcción

Un grupo de empresas peruanas y brasileñas, que rondarían la treintena, entre las que se contaba, además de las nombradas en este artículo: Graña y Montero, Obrainsa, Odebrecht, Camargo Correa, Cosapi…  construyeron una trama, entre los años 2011 y 2014 mediante la que se repartían obras públicas a cambio de un porcentaje sobre el valor referencial de la obra, se le llamó “Club de la Construcción” y está relacionado con el entramado Lava Jato.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.