Real Hearing. Tan real como en el tribunal


La Clínica rusa Ómicron ha presentado un arbitraje contra la Organización Mundial de la Salud (OMS) por usar el nombre “omicron” para denominar a la nueva variante Covid. Según el fundador de las clínicas el nombre es una marca registrada.

La OMS decidió en mayo de este año usar la denominación de diferentes caracteres del alfabeto griego para las nuevas variantes del Covid-19 para evitar referirse al país en el que surgían. A Omicron, sin embargo, se ha llegado dando dos saltos: ni “nu” ni “xi” se han utilizado. “Nu” por su cercanía con la palabra inglesa “new” y “xi” por ser un nombre bastante común en china.

De lo que no era consciente la OMS al usar “ómicron” era del posible uso, en este caso corporativo y comercial, de la palabra.

Omicron es una red de clínicas oftalmológicas en Rusia y su fundador Alexandr Padar considera que el uso como denominación de la variante Covid-19 daña su reputación empresarial.

El 30 de noviembre, Padar presentó una demanda de arbitraje contra la OMS (representada por su oficina en Moscú) ante un tribunal de arbitraje de Moscú. Entre las argumentaciones del demandado el que en las búsquedad de Google, su empresa, que acaparaba los primeros puestos al incluir “ómicron” en el buscador, ahora se haya visto relegada a otros puestos.

La demanda (disponible en Kommersant-Sibir) afirma que el Sr. Padar A.V. es el propietario exclusivo de la marca Omicron. A este respecto, el demandante solicita al tribunal que prohíba a la OMS utilizar y difundir el término “Omicron” “en el contexto de una nueva infección por coronavirus o cualquier otra infección (sus cepas) que ponga en peligro a la humanidad en cualquier lugar y en cualquier momento, ya que dicho uso causa un daño a la reputación del demandante” y que también ordene a la OMS que elimine el término de los documentos COVID-19 “por sustitución”. La demanda es de carácter no pecuniario, por lo que el único requisito monetario es que la OMS pague 6.000 rublos en concepto de tasas estatales.

Según información de medios rusos, sobre la demanda Padar ha explicado que: “Demandamos a la filial de la Asociación Mundial de la Salud porque llamaron ‘omicron’ a otra variante del coronavirus. Estamos en el negocio de la salud y somos muy reacios a que se asocie con causar daños a la salud o a la vida” y pretende prohibir el uso de la palabra “omicron” en el contexto de las cepas del coronavirus. Si bien las fuentes de este medio exponen que al momento de la redacción de esta información la reclamación no figuraba entre las registradas en los expedientes de arbitraje (ver “Владелец сети клиник «Омикрон» потребовал от ВОЗ переименовать штамм COVID-19“, Центральная Сибирь, Kommersant, 03.12.2021).

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.