Donald Trump, presidente de Estados Unidos, no ha tardado en cumplir su primera promesa: romper con la Alianza del Transpacífico (Trans-Pacific Partnership), tratado que estaba llamado a convertirse en el mayor tratado comercial del mundo y que engloba a países como Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, Mexico, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Vietnam y, hasta hace dos días, EE.UU.

En la actual situación, países como Australia no han ocultado su interés por continuar con el tratado intentando incluir en las negociaciones a China.

En declaraciones recogidas por Reuters (“After U.S. exit, Asian nations try to save TPP trade deal“), el primer ministro australiano Malcolm Turnbull explicó que la salida de EEUU es una gran pérdida pero no supondrá el fin del tratado, ya que existe la posibilidad de que China se una al TPP.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, explicó en rueda de prensa, sin especificar las intenciones de su Gobierno, que “en la situación actual, pase lo que pase, todos debemos continuar por el camino del desarrollo abierto, inclusivo y continuo, buscando la cooperación y el éxito”.

Créditos de la imagen: Flickr “Friends of Europe

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.