En el 80% de las ocasiones en que las empresas acuden a arbitraje lo hacen por recomendación de los abogados internos debido a su proximidad a los puestos ejecutivos de las empresas, su capacidad para influir en las decisiones, o el conocimiento exhaustivo del proceso arbitral.

A esta conclusión llegaron Alma Gómez, subdirectora en el área Legal de Técnicas Reunidas; Deva Villanúa, socia de Armesto & Asociados; Félix Montero, socio en Pérez Llorca y Bernardo Cremades, socio en B. Cremades & Asociados, moderados por Fernando Cuñado, socio responsable de KPMG, en la celebración de un evento dedicado a la figura del abogado in house dentro del ciclo denominado “Little Open”, encuentros vinculados al Open de Arbitraje, organizado por la corte de la Asociación Europea de Arbitraje en el mes de mayo en Madrid.

Abogado in house: negociador

Los abogados in house deben ser perfiles preparados para negociar y, si es posible, alcanzar acuerdos antes de la emisión de un laudo.

Piezas clave en el papel que representan los abogados in house en el procedimiento arbitral y en la decisión de las empresas por optar por el arbitraje son:

  • la redacción de la cláusula arbitral que les obliga a ser muy objetivos en la redacción, elaborando documentos de carácter muy técnico que eviten invalidar el arbitraje,
  • elección del abogado externo, para que el procedimiento se desarrolle con éxito es importante que se comparta la visión del conflicto desde una posición aliada y prácticamente como una única entidad,
  • responsable de la elección del árbitro, junto con el abogado externo.
  • participación activa y conjunta con los abogados externos en la elaboración de la estrategia.

Durante el evento también se destacó la importancia de que la transparencia y la buena gobernanza sean mejoradas las cortes de arbitraje españolas para generar confianza y fomentar el uso del arbitraje entre las empresas.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.