Mitos y realidades del arbitraje en América Latina” fue el título de la jornada organizada por la Sección de Medios Alternativos de Resolución de Conflictos del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM), impulsada por Nazareth Romero y Pedro Claros, abogados expertos en arbitraje internacional. El evento contó con la presencia de Carlos Soto, abogado y árbitro peruano, Javier Íscar, secretario general del del Centro Iberoamericano de Arbitraje (CIAR), y José Carlos Fernández-Rozas, catedrático de Derecho Internacional Privado de la Universidad Complutense de Madrid.

Tras puesta de manifiesto de la situación social y política de los países de América Latina, Carlos Soto explicó que, sin embargo, la realidad económica es distinta, sigue su propio cauce independientemente del mundo político y lo mismo ocurre con el sector arbitral.

Perú ha “sido víctima de su propio éxito”

Soto habló del intervencionismo que puede inferirse en el ámbito doméstico del arbitraje en la región y, en concreto, se detuvo en la situación de su propio país: Perú, al hablar en relación al caso Lava Jato y a los arbitrajes Odebrecht. El árbitro puntualizó que Perú ha “sido víctima de su propio éxito”, haciendo referencia a la obligatoriedad del arbitraje en contratación pública y subrayando el alto número de arbitrajes anuales registrados: entre 5.000 y 6.000. Para el abogado algunos de los problemas pueden haber estado en:

  • la inmersión en el sector de profesionales no especializados o
  • el contar con un mecanismo muy libre, sin apenas control.

la situación es muy compleja y no se puede llegar a conclusiones apresuradas fruto de una leve lectura de las sentencias u otra documentación

Carlos Soto detalló que la situación es muy compleja y no se puede llegar a conclusiones apresuradas fruto de una leve lectura de las sentencias u otra documentación; y destacó no obstante la respuesta del gobierno peruano que ya ha dictado medidas en orden a devolver a la institución la confianza y el apoyo debidos, como la formación de una procuraduría especializada en arbitraje para fortalecer con un equipo esta herramienta en contratación pública.

CIAR es un centro propio de todos los países iberoamericanos

El protagonismo del CIAR en la jornada lo rubricó su secretario general Javier Íscar quien subrayó la calidad del Centro como propio de todos los países iberoamericanos y no asociado a ninguno en concreto, destacando la transversalidad de los distintos actores que participaron de su formación: colegios de abogados, cámaras de comercio y asociaciones empresariales y sector académico.

Íscar destacó el papel de CIAR en relación con el arbitraje surgido entre Pymes y micropymes de la región con respuesta para todos los sectores arbitrables por la especialización con la que cuenta en sus paneles de árbitros procedentes de los diferentes países de la región. Asimismo, explicó que se está trabajando con los socios para incluir en el reglamento arbitral figuras como el árbitro de emergencia o las medidas cautelares en sede arbitral.

José Carlos Fernández-Rozas habló de las diferentes circunstancias de los países de la comunidad latinoamericana y del predominante modelo dual en relación con el arbitraje, al recurrir, básicamente, a los centros de las cámaras de comercio o a la Cámara de Comercio Internacional (CCI) para administrar los procedimientos. Fue crítico con el personalimso arbitral que se mantiene en la comunidad del arbitraje internacional.

Para finalizar la jornada, el decano del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) José María Alonso reconoció el impulso que está haciendo el CIAR para el arbitraje en español; y defendió el sitio que ocupa Iberoamérica como potencia arbitral en estadísticas reivindicando la importancia que deben representar sus despachos y profesionales.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.