La minera británica Hochschild podría verse abocada a recurrir a arbitraje de inversión si las autoridades peruanas no revierten la situación sobre las operaciones mineras de oro y plata que explota en la región de Ayacucho. Las informaciones vertidas en los últimos días han provocado un fatal desenlace en las bolsas para la minera que promete defender enérgicamente sus intereses.

Las declaraciones de la presidenta del Consejo de Ministros del Perú Mirtha Vásquez sobre el cierre inmediato de las minas de Apumayo, Breapampa, Pallancata e Inmaculada y la no concesión de aprobaciones para facilitar actividades mineras o de exploración adicionales en relación con estas operaciones mineras, a finales de la semana pasada, desencadenó la reacción de mineras como la británica Hochschild Mining que asistió, tras el anuncio, a una fuerte caída de sus acciones y tacha en un comunicado la posición de las autoridades peruanas de ilegal.

Hochschild, que asegura no haber recibido ninguna comunicación formal del gobierno peruano con respecto a este asunto, ha prometido defender enérgicamente su proyecto de extracción de oro y plata de las minas Pallancata e Inmaculada argumentando que sus operaciones respetan los más altos estándares medioambientales y aplican las mejores prácticas de la industria.

En el comunicado, publicado en su página web, Hochschild explica que ha tenido conocimiento a través de diversos medios de comunicación del acta de una reunión firmada por el Jefe del Gabinete peruano, algunos viceministros así como autoridades regionales en la localidad de Coracora en la región de Ayacucho. Según la información en el documento se hace referencia a supuestas denuncias ambientales y se señala la constitución de una comisión para negociar el calendario y los términos del cierre de los proyectos mineros citados.

“Hochschild defenderá enérgicamente su posición y tomará todas las medidas necesarias para asegurar que se respeten los derechos de la Compañía y de sus subsidiarias de propiedad absoluta bajo la ley peruana e internacional”, asegura la minera en el comunicado.

Hochschild rechaza cualquier inferencia con respecto a la contaminación ambiental argumentando que sus operaciones “están estrictamente reguladas y supervisadas por varios organismos reguladores peruanos y nuestras actividades siguen cumpliendo con sus requisitos.”

Apela al apoyo recibido por las comunidades afectadas, sindicatos, Confederación Nacional de la Empresa Privada y la Sociedad Nacional de Minería, Energía y Petróleo y, finalmente, se reserva todos sus derechos bajo la ley peruana e internacional para asegurar que las autoridades peruanas reconsideren la posición ilegal adoptada.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.