Real Hearing. Tan real como en el tribunal


A través de una nota de prensa emitida hoy, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha comunicado la compatibilidad del nuevo mecanismo de arbitraje para la resolución de disputas entre inversores y Estados con la legislación europea contenido en el acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá, conocido como CETA.
El 30 de octubre de 2016, Canadá y la UE firmaron un Acuerdo Económico y Comercial Integral que se dio en llamar CETA (“Comprehensive Economic and Trade Agreement”).

Uno de los objetivos del CETA relacionado con la inversión es establecer un mecanismo para la solución de controversias entre inversionistas y Estados. En ese contexto, lo que se prevé es la creación de un Tribunal y un Tribunal de Apelaciones y, a largo plazo, un tribunal multilateral de inversiones, que finalizaría con el establecimiento de un nuevo “Sistema de Corte de Inversiones” (ICS).

En septiembre de 2017, Bélgica solicitó la opinión del Tribunal de Justicia sobre la compatibilidad del mecanismo para la solución de controversias con el derecho de la UE, expresando sus dudas sobre los efectos de ese mecanismo en la jurisdicción exclusiva del Tribunal, sobre la autonomía del ordenamiento jurídico de la UE, en cuanto a su compatibilidad con el principio general de igualdad de trato o en cuanto a si ese mecanismo cumple con el derecho de acceso a un tribunal independiente e imparcial.

En la actual “Opinión”: “el Tribunal recuerda, primero, que un acuerdo internacional que prevé la creación de un tribunal responsable de la interpretación de sus disposiciones y cuyas decisiones son vinculantes para la UE, es, en principio, compatible con la legislación de la UE.” También explica que la ley de la UE no impide la creación de un tribunal, un tribunal de apelación y, posteriormente, un tribunal de inversión multilateral.

También concreta que: “Por otro lado, dado que esos tribunales están fuera del sistema judicial de la UE, no pueden tener la facultad de interpretar o aplicar disposiciones de la legislación de la UE que no sean las del CETA o de tomar decisiones que puedan impedir que las instituciones de la UE operen. De la forma en que lo requiere el marco constitucional de la UE.” Y se considera que “el CETA no confiere a los tribunales previstos ninguna jurisdicción para interpretar o aplicar la legislación de la UE que no sea la relacionada con las disposiciones de dicho acuerdo.”

Igualdad de trato

En cuanto a la compatibilidad del mecanismo con el principio general de igualdad de trato, el Tribunal declara que: “si bien el objetivo del CETA es conferir a los inversores canadienses que invierten dentro de la UE un recurso legal específico contra las medidas de la UE, su situación no es comparable al de los inversores de los Estados miembros que invierten dentro de la UE.”

Acceso a un tribunal independiente

“El Tribunal considera que los compromisos contraídos por la Comisión y el Consejo para garantizar la accesibilidad de los tribunales previstos a las pequeñas y medianas empresas son suficientes, en el contexto del presente procedimiento de opinión, para justificar la conclusión de que el CETA es Compatible con el requisito de accesibilidad”.

Y concluye que el CETA “contiene suficientes salvaguardas para garantizar la independencia de los miembros de los tribunales previstos.”

Consultar la nota de prensa

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.