Real Hearing. Tan real como en el tribunal


“Amo a Rusia y al pueblo ruso y espero que esta guerra termine hoy y no mañana. Pero sólo los rusos pueden ponerle fin hoy, así que insto a todos mis amigos y contactos rusos a que utilicen el (poco) poder que tienen para ejercer presión sobre sus dirigentes. Entonces, podremos volver a hacer negocios.” Así finaliza Axel Boës, socio en KDB.legal KOCH BOËS, su escrito (en LinkedIn) comunicando la renuncia como árbitro en un arbitraje entre empresas rusas, en el que fue nombrado por el Russian Arbitration Center at Russian Institute of Modern Arbitration como árbitro único en una disputa entre dos empresas rusas, una de ellas parte de una gran corporación estatal.

No es el único profesional que, desde el sector del arbitraje internacional, da un paso más en el rechazo a la invasión rusa de Ucrania. Estos días, los socios de las oficinas en Londres de la firma rusa Ivanyan and Partners, James Dingley y Baiju Vasani -especialistas en arbitraje- han anunciado su dimisión, también en LinkedIn, para apoyar a la comunidad ucraniana.

Baiju Vasani fue el primero que utilizó la red social para comunicar su dimisión: “Hoy he presentado mi dimisión en el bufete de abogados Ivanyan & Partners y dejo de trabajar para sus clientes.” Decía Vasani hace tres días.

Dingley explica que la decisión de cierre de la oficina se ha producido junto a sus colegas rusos de Ivanyan and Partners. “Ya no me ocupo de los asuntos de los clientes y dejaré el bufete una vez que toda la administración relacionada con la oficina haya concluido adecuadamente”, explica en un post.

Firmas internacionales dan un paso adelante

Firmas como Sidley Austin han comunicado el fin de sus relaciones con clientes rusos, tal es el caso de la entidad financiera rusa VTB Bank, cliente de la firma internacional de abogados desde 2015. Venable ha hecho lo propio con otro banco: Sberbank, que ya ayer se declaró en quiebra debido a las sanciones internacionales.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.