El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) peruano ha comunicado su victoria en un arbitraje que mantenía con la subsidiaria en Perú del grupo constructor brasileño Queiroz Galvão.

Queiroz Galvao S.A. Perú reclamaba la suma de 15.7 millones de soles peruanos -más de 4,2 millones de euros- relacionados con el proyecto de rehabilitación y mejoramiento de la carretera “Yauri-Negromayo-Imata, tramo División Imata-Oscollo-Negromayo (Arequipa)”.

La constructora reclamaba las pérdidas por “ampliaciones de plazos, mayores costos y/o daños derivados de la inmovilización de sus recursos y por permanencia en la obra en la ejecución”, según la nota informativa publicada en la página web del Ministerio.

David Ortiz Gaspar, procurador público del MTC, explica en la información que el pago de estos conceptos habría excedido el marco de los contratos.

Club de la Construcción

Un grupo de empresas peruanas y brasileñas, que rondarían la treintena, entre las que se contaba, además de las nombradas en este artículo: Graña y Montero, Obrainsa, Odebrecht, Camargo Correa, Cosapi…  construyeron una trama, entre los años 2011 y 2014 mediante la que se repartían obras públicas a cambio de un porcentaje sobre el valor referencial de la obra, se le llamó “Club de la Construcción” y está relacionado con el entramado Lava Jato.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.