Real Hearing. Tan real como en el tribunal


Ecuagoldmining, concesionaria de la explotación del proyecto de minería de oro y plata Río Blanco, ha notificado al Gobierno de Ecuador de su intención de llegar a un arbitraje si no se llega a una solución ante los problemas que enfrenta por no poder trabajar en la zona debido a presiones de grupos antimineros y la suspensión por orden judicial.

El proyecto de minería Río Blanco que opera la compañía china Ecuagoldmining, integrada por Hunan Gold Group y Junefield Mineral Resouces, es el motivo por el que Ecuador puede verse de lleno ante un arbitraje de inversiones en menos de seis meses con una reclamación de 480 millones de dólares. La suspensión por orden judicial impulsada por grupos antimineros ha llevado a la paralización de los trabajos de explotación de la china.

Las presiones de los grupos antimineros que reclaman el riesgo de contaminación de las aguas de la zona o la no realización de consultas previas a las comunidades locales, están detrás de las reclamaciones de la china que ha visto paralizados sus trabajos por la incapacidad de acceder a la zona de trabajo en la que se operaba para construir un acceso subterráneo para la extracción de oro y plata.

La notificación de arbitraje se produce después de que juzgados locales hayan autorizado la paralización del proyecto a petición de las comunidades oriundas. Según el viceministro de Minas, Enrique Gallegos-Anda, en palabras recogidas por el medio Primicias.ec (ver Minera china inicia el camino para un arbitraje internacional contra Ecuador“, Reuters / Redacción Primicias, 18.02.2020), se espera que la Corte Constitucional resuelva sobre la revisión de las resoluciones de los jueces locales.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.