Isadora Forcén es experta en Relaciones Institucionales, Asuntos Públicos, Consultoría Política y Comercio Internacional. Es fundadora de IFB Advisors International Facilitation Business, asesoría especializada en relaciones internacionales que facilita la internacionalización de empresas principalmente en África.

  • ¿Podrías hacernos un resumen breve de la situación de África como continente receptor de posible inversión?

África está cambiando y cada vez más el mundo se está dando cuenta de que el continente africano ya no es un foco de inquietud y desafíos negativos, sino que en la actualidad se está convirtiendo en una fuente de oportunidades y en un continente propicio para la diversificación económica.

El mejor momento para invertir en África es ahora. Sí bien es cierto que los inversores extranjeros no han ido al continente tan rápido como se esperaba, hay que tener en cuenta que las decisiones de inversión extranjera están metódicamente estructuradas.

Algunos países como Francia o Reino Unido fueron los primeros en aprovechar la coyuntura de África para empezar a establecerse en el continente.

viendo las tensiones políticas con Francia y la incertidumbre con el Brexit, entendemos que es el “momentum” para colocar a España en la parte superior de la lista de inversores extranjeros

Hoy, viendo las tensiones políticas con Francia y la incertidumbre con el Brexit, entendemos que es el “momentum” para colocar a España en la parte superior de la lista de inversores extranjeros.

Tras casi dos décadas de estancamiento, la economía casi se ha duplicado en tamaño en los últimos diez años sobre una base per cápita, gracias al fuerte crecimiento económico y a una mejor gobernanza.

África escapó de la disminución global de la inversión extranjera directa (IED) a medida que los flujos hacia el continente aumentaron a 46 mil millones de dólares en 2018, lo que significa un aumento del 11% respecto al año anterior. Este aumento no solo se da en las industrias tradicionales de petróleo, gas y recursos naturales, sino que se expande a algunos productos básicos con su correspondiente aumento de precio.

A esta situación debemos añadir que, en un momento en el que gran parte del mundo parece enfriarse con la idea del libre comercio, hay al menos un continente que está cada vez más entusiasmado: y este, no es otro que África.

El acuerdo del Área de Libre Comercio Continental de África (AfCFTA) reforzará la cooperación regional y esto, junto con las optimistas perspectivas de crecimiento, son una muy buena predicción para los flujos de IED hacia el continente

Durante el transcurso de este año, todos los estados menos uno del continente africano se suscribieron a un área de libre comercio que abarca 1.300 millones de personas y una producción de más de 3 billones de dólares. El acuerdo del Área de Libre Comercio Continental de África (AfCFTA) reforzará la cooperación regional y esto, junto con las optimistas perspectivas de crecimiento, son una muy buena predicción para los flujos de IED hacia el continente.

Las perspectivas de crecimiento económico de África se encuentran entre las más brillantes del mundo, por lo que actualmente en África se están creando claras oportunidades de inversión para las empresas extranjeras en sectores como la banca, las telecomunicaciones y la infraestructura.

  • ¿Cuáles son los peligros y las ventajas de decidirse a invertir en un país africano?

Cuando hablamos de invertir o internacionalizar una empresa en África no podemos hablar de este continente como de un solo mercado, sino como el conjunto de muchos países donde podemos encontrar una gran cantidad de oportunidades interesantes.

Es necesario conocer y tener en cuenta las casuísticas especiales de cada país a la hora de empezar a trabajar conjuntamente

África no es un continente con una sola entidad, sino que lo comprenden 54 países con sus diferentes culturas, grupos étnicos, idiomas y leyes distintas. Este quizá sea el mayor reto al que nos vamos a enfrentar. Es necesario conocer y tener en cuenta las casuísticas especiales de cada país a la hora de empezar a trabajar conjuntamente. Dado que cada uno de los países que componen África tiene economías distintas que se enfrentan a desafíos y oportunidades en sus actividades mercantiles y entornos operativos.

Por otro lado, las relaciones personales y la confianza son una parte importantísima de la cultura empresarial africana, por lo que es imprescindible tomarse el tiempo necesario para entender el país y construir relaciones fructíferas. La paciencia es uno de los requisitos más importante para poder establecerse en África.

Isla Mauricio es la sede de la creación del tratado OHADA y del Centro Internacional de Arbitraje

Cabe destacar que actualmente cuatro de las economías del continente han ganado lugares codiciados en los principales rankings mundiales de este año: Sudáfrica, Kenia, Costa de Marfil y Ruanda. No hay que olvidar a Isla Mauricio (sede de la creación del tratado OHADA y del Centro Internacional de Arbitraje) que se considera como una de las mejores economías del mundo y puerta de entrada para multinacionales al continente africano.

Otro punto positivo que me gustaría resaltar, es la creciente población juvenil de África. Si tenemos en cuenta un escenario global de envejecimiento generalizado de la población, contar con una población joven y entusiasta es un punto a favor para el crecimiento económico. La población juvenil contribuye a la abundancia de mano de obra, que es uno de los potenciales más altos de la región para la industrialización intensiva, y que reduce el gasto de producción, generando así beneficios que superan con creces la inversión de hacer negocios en el continente.

Antes de establecerse es fundamental tener en cuenta los factores de riesgo político, de seguridad, económicos (fluctuación monetaria o dificultad de acceso a créditos) y legales (barreras arancelarias y no arancelarias) de cada país.

Para terminar, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) está trabajando con los gobiernos africanos y los actores del sector privado para eliminar el riesgo y mejorar el clima de inversión del continente; así, se están desarrollando estrategias y agrupaciones industriales, promoviendo zonas económicas especiales, mejorando el acceso a la energía, facilitando fondos innovadores, abogando por el desarrollo de la cadena de valor en todos los países y apoyando la promoción de inversiones.

  • En relación con el arbitraje internacional, ¿cuál es la percepción de los empresarios africanos?

Tradicionalmente, las jurisdicciones de derecho civil y consuetudinario de África se han basado en litigios judiciales para resolver disputas. Indudablemente hay un cambio de perspectivas de los estados africanos con respecto al arbitraje de inversiones en términos de protección procesal y sustantiva. De hecho, la experiencia de África en la solución de controversias internacionales ha dado como resultado modificaciones de los modelos tradicionales de Tratados Bilaterales de Inversión (TBI) y la introducción de una nueva generación de TBI con el objetivo de encontrar un mejor equilibrio entre los intereses del estado y los inversores.

la experiencia de África en la solución de controversias internacionales ha dado como resultado modificaciones de los modelos tradicionales de Tratados Bilaterales de Inversión (TBI)

Gracias a los esfuerzos concertados de los gobiernos, abogados y a la inversión extranjera directa (IED) que favorece al crecimiento económico del continente, el arbitraje ha ganado un punto de apoyo real en África, y en los últimos años ha habido un crecimiento continuo en su aceptación como una opción viable para resolver disputas.

los estados de OHADA han tratado de fomentar y desarrollar un marco de arbitraje consistente y estable

La expectativa a largo plazo es que el arbitraje gane un terreno considerable en el continente: tanto en términos de las elecciones que hacen las partes africanas para su foro de resolución de disputas, como del alcance para que esas partes elijan resolver sus diferencias mediante arbitraje en su continente. Los países están modernizando su legislación de arbitraje y los estados de OHADA han tratado de fomentar y desarrollar un marco de arbitraje consistente y estable.

  • ¿Por qué es necesaria una labor facilitadora para entrar a negociar en países africanos?

En marzo de 2018 la oficina de Mayer Brown en Londres organizó un seminario con ponentes de las instituciones de arbitraje más importantes y activas en África. Durante este evento, se destacaron tres puntos clave que explican la necesidad de esta labor facilitadora:

  1. Aumento evidente en el arbitraje entre las partes africanas. Siendo este un avance muy positivo dado que el éxito del arbitraje en África depende de satisfacer las necesidades de los inversores extranjeros y de aquellos involucrados en el comercio intrafricano.
  2. Aumento en los sectores de crecimiento económico; banca, finanzas, telecomunicaciones, agricultura, turismo, y no solamente de aquellos tradicionales como recursos naturales y de energía.
  3. Aumento de una serie de programas de educación y capacitación para el poder judicial y abogados africanos sobre el arbitraje, ampliando así la transferencia de conocimiento y la habilidad en todo el continente en esta labor facilitadora, en el que tanto las instituciones arbitrales como los despachos de abogados están jugando un papel activo muy importante.
  • ¿Cuál es tu experiencia hasta el momento sobre la relación con las empresas africanas?

Mi experiencia es realmente positiva. Cada año que pasa, África es más democrática, más próspera y más pacífica.

Bien es cierto que, actualmente, aun tendemos a ver el continente africano como inestable y muy arriesgado a la hora de hacer negocios, pero esa idea preconcebida de África debe empezar a cambiar con los nuevos avances que se han dado en el país. Si nos paramos a pensar, hoy vemos América Latina como una región de creciente riqueza y, a pesar de los eventos acontecidos a finales de 2019, estabilidad, pero hace 40 años no era así. Y ahora estamos en un momento perfecto y en una situación privilegiada para hacer lo mismo en África.

Nuestra estrategia en el desarrollo de empresas en África tiene lugar desde Isla Mauricio; ofreciendo un paso seguro y dando la oportunidad de ver que África es una potencia llena de oportunidades y preparada para acoger inversión extranjera de una forma certera y estable.

Es importante a la hora de hacer negocios contar con un buen asesoramiento, con acompañamiento y tener las ideas claras.

En el caso del sector privado español concretamente, éste tiene todo el potencial necesario para convertirse en actor decisivo en el continente africano. Nuestras empresas, en aquellos sectores donde somos punteros, pueden ofrecer el conocimiento que África necesita para su desarrollo. Todo esto hace que los países inversores sean, a su vez, países de gran atracción para aquellos del continente africano.

Gracias a mi positiva experiencia en África, puedo decir que al invertir en África se está invirtiendo en una de las economías con más potencial del mundo y ese potencial está a punto de hacerse realidad.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.