Real Hearing. Tan real como en el tribunal


A mediados de abril, la prensa informaba de la ruptura contractual entre Iberdrola y Salem Harbor Footprint, compañía estadounidense que contrató a la española en 2014 para llevar a cabo la construcción de una central de ciclo combinado, y una semana después se ha conocido que el conflicto se llevará a arbitraje ante un tribunal estadounidense.

Según declaraciones de Scott Silverstein, director de Operaciones de Footprint, Iberdrola no habría completado el proyecto en las fechas acordadas, “ese hecho y otras cuestiones contractuales y conflictos entre las partes no nos dejaron otra elección que finalizar el contrato” (ver “Footprint cuts ties with Iberdrola”, Dustin Luca, The Salem News, 16.04.2018).

La estación de Salem Harbor, que según Iberdrola está terminada en un 98% (ver “Estados Unidos echa a Iberdrola de una central de ciclo combinado de 565 millones“, Agustín Marco, El Confidencial, 23.04.2018 ), es una planta de generación eléctrica de ciclo combinado de 674 megavatios (MW). Producirá y proporcionará energía eléctrica a Nueva Inglaterra.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.