General Motors de Venezuela C.A. ha perdido un arbitraje con Corporación Automotriz R.V.C.A. administrado por el Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Caracas en relación con el arrendamiento de una planta de ensamblaje de vehículos pesados.

General Motors Venezuela intentó anular el laudo presentando un recurso ante el Tribunal Superior Séptimo de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas. Corporación Automotriz ha recurrido al Juzgado Segundo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas para pedir la ejecución forzosa.

El tribunal del arbitraje ha estado formado por Guillermos Gorrín Falcón, Enrique Iribarren Monteverde y Humberto Frías, quien emitió un voto disidente. Y los despachos encargados de la defensa han sido por parte de Corporación Automotriz el abogado Mario Bariona Grassi; y por parte de General Motors Venezuela, el despacho Araque, Reyna, Sosa, Viso & Asociados.

Origen del conflicto

El conflicto se produjo por la interpretación e integración de un contrato de arrendamiento de una planta de ensamblaje de vehículos pesados ubicada en el Estado Aragua, Venezuela. El canon de arrendamiento se pactó en bolívares pero con la expresa mención que el monto se ajustaría en base a la equivalencia con la tasa de cambio oficial del dólar americano. Al sucederse diversas modificaciones en dicha tasa durante la ejecución del contrato, Corporación Automotriz exigió que el monto a pagar por General Motors de Venezuela en bolívares se incrementara en base a la equivalencia con la tasa oficial.

General Motors de Venezuela sostenía que la nueva tasa oficial no fue publicada en la Gaceta Oficial como lo establecía el contrato y que, por ende, la interpretación literal del convenio impedía la aplicación del nuevo parámetro de equivalencia, cuya cuantificación había sido publicada en la página web del Banco Central de Venezuela.

La demandante pidió que la cláusula en discusión y el contrato en su totalidad fueran interpretados e integrados a la luz de la voluntad original de las partes y del equilibrio económico del contrato.

Decisión del tribunal

El tribunal arbitral condenó a General Motors Venezuela al pago del diferencial de las cantidades entregadas como arrendamiento y las de aplicar la nueva tasa de cambio, además de los intereses y la costas derivadas del arbitraje.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.