El pasado 31 de octubre, Recope informó del resultado del arbitraje, administrado por un tribunal de la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), con sede en Londres, que mantenía con la China National Petroleum Corporation International Ltda. (CNPCI), y que ordenó dar por terminado el Acuerdo de Empresa Conjunta entre ambas compañías y disolver y liquidar la sociedad SORESCO, S.A.

El laudo fue oficialmente notificado a las partes el 28 de octubre. Los árbitros ordenaron que los gastos del arbitraje, 880.000 dólares fueran cubiertos en partes iguales por las partes y rechazó las pretensiones de indemnización de las partes.

El 21 de julio de 2017, CNPCI interpuso la demanda de arbitraje en contra de Recope ante la CCI, para exigir la continuación en la ejecución del Proyecto de Ampliación y Modernización de la Refinería de Moín a través de la empresa conjunta SORESCO S.A.

En el comunicado RECOPE explica que procederá en breve con el trámite oficial para el reconocimiento del laudo arbitral en el país (exequátur), y para la ejecución del mismo.

Liquidación de SORESCO

En otro comunicado, Recope informa de la notificación a CNPC International Ltd., para organizar la asamblea de accionistas con el propósito de definir la liquidación de SORESCO.

Asimimso, se solicita “el cese inmediato de los funcionarios de dicha empresa conjunta, incluyendo al regente, ya que no hay razón para mantener esta planilla, por cuanto el Acuerdo de Empresa Conjunta quedó anulado, a partir de la sentencia comunicada a ambas partes.”

Para Alejandro Muñoz, presidente de Recope: “es fundamental aligerar el proceso para lograr la meta de garantizar la recuperación de la mayor cantidad de recursos invertidos originalmente.”

Algo más sobre el conflicto origen del arbitraje

El proyecto de modernización de la refinería costarricense de Moín contó con una inversión inicial de 100 millones de dólares, a partes iguales.

La renovación de la refinería aumentaría la capacidad de Moín de 25.000 barriles por día a 65.000, además de elaborar una producción más ecológica.

La china CNPCI reclamaba una indemnización por el abandono de un proyecto que contaría con una inversión de 1.500 millones de dólares (gran parte de la inversión sería prestada por el Banco de Desarrollo Chino). El arbitraje comenzó en agosto de 2017, tras una serie de encuentros fallidos y de propuestas rechazadas por las partes.

Anteriormente, en 2013, la Contraloría General de la República de Costa Rica cuestionó el estudio de factibilidad de la refinería, hecho por la empresa china Huanqiu Contracting & Engineering Corporation, HQCEC -subsidiaria de CNPC-, y el análisis de riesgo y factibilidad financiera realizado por WorleyParsons, y frenó el plan.

El 14 de abril de 2016, el Gobierno de Costa Rica hacía un comunicado oficial en el que se citaban las palabras de la presidenta de Recope explicando que: “La actual administración ha hecho todos los esfuerzos, tomando en consideración las disposiciones de la Contraloría General de la República, para que el país no pierda la inversión en este proyecto, que fue resultado de una decisión tomada en administraciones anteriores”.

Entre las propuestas costarricenses para llegar a un acuerdo estuvieron:

  • la realización de un nuevo estudio de factibilidad realizado por Recope o por Soresco, o
  • que la contraparte china vendiera su participación accionaria a un tercer socio.

 

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.