El arbitraje que enfrenta a Iberdrola con Salem Harbor Footprint, iniciado en 2018 por un proyecto de construcción de una central en Estados Unidos, se ha saldado con un laudo que concede a la energética española 273 millones de dólares.

A mediados de abril de 2018 se conoció la ruptura contractual entre Iberdrola y Salem Harbor Footprint, compañía estadounidense que contrató a la española en 2014 para llevar a cabo la construcción de una central de ciclo combinado. El conflicto fue llevado por la compañía española a arbitraje ante el International Centre for Dispute Resolucion (ICDR).

El tribunal del procedimiento, que se ha dirimido en Nueva York, ha concedido a la energética 273 millones de dólares por terminar indebidamente el contrato. La información ha sido publicada por el medio Cinco Días que ha tenido acceso al laudo (ver: “Iberdrola gana un arbitraje de 204 millones en Estados Unidos“, 19.10.2021).

Iberdrola inició el arbitraje tras conocer la intención de Footprint de rescindir el contrato y utilizar una Carta de Crédito de 140 millones de dólares proporcionada por Iberdrola y emitida por Deutsche Bank. La energética española buscaba evitar con el arbitraje el uso de esa Carta de Crédito.

Estación de Salem Harbor

La estación de Salem Harbor es una planta de generación eléctrica de ciclo combinado de gas de 674 megavatios (MW) que ha contado con una inversión estimada de 700 millones de dólares.

El proyecto fue premiado en 2015 como la transacción de energía más significativa del año en los PFI Awards (Project Finance International Awards) en la categoría “Power Deal of the Year“.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.