Durante esta mañana, en el auditorio del despacho Cuatrecasas, en Madrid, se ha celebrado la jornada “El arbitraje en el sector inmobiliario y de la construcción, principales ventajas” en la que se han debatido las razones que mueven a inmobiliarias y constructoras a utilizar o rechazar el arbitraje en sus contratos. El evento estaba organizado por la sección CEA Mujeres del Club Español del Arbitraje y el colectivo Wires (Women In Real State Spain).

A través de las diferentes intervenciones la conclusión del encuentro ha sido que el indudable temor a los costes del procedimiento arbitral y la falta de previsibilidad -para Silvia López, directora de Asesoría Jurídica de Neinor– frenan a las grandes compañías ante la opción del arbitraje en sus contratos. López, además, ha manifestado su inquietud en relación a los conflictos con pluralidad de partes sometidos a arbitraje.

la especialidad o la celeridad del arbitraje se manifiestan como ventajas para que el arbitraje gane la batalla a los juzgados

Sin embargo, cuestiones como la especialidad o la celeridad del arbitraje se manifiestan como ventajas para que el arbitraje gane la batalla a los juzgados ordinarios -para Fernando Díaz, director del Departamento Jurídico de Sacyr Construcción España-.

Marlen Estévez, socia de Roca Junyent, ha explicado que se debe “aceptar la realidad para mejorar y plantearnos qué tipo de contrato estamos firmando, así como valorar la opción del arbitraje tanto a nivel nacional, como internacional”. Por otro lado, Estévez ha hecho referencia, entre otros, a opciones como los paneles de expertos (DAB) intervinientes en los grandes proyectos o los mini-trials.

Carmen Núñez-Lagos, socia de Hogan Lovells, ha hablado de las facilidades para ejecutar un laudo en España, ya que la nulidad es muy restringida, y de la importancia de elegir una sede con garantías.

La mentalidad del abogado y de los que nos movemos en resolución de litigios tiene que cambiar, hay que estar abierto a cualquier opción

Antonio Hierro, árbitro internacional y socio de Hierro Estudio Legal, ha hecho hincapié en las facilidades que ofrece el arbitraje en relación con la justicia ordinaria y ha hablado de diferentes prácticas de negociación y de mediación en el arbitraje internacional para lograr una pronta solución, explicando que: “La mentalidad del abogado y de los que nos movemos en resolución de litigios tiene que cambiar, hay que estar abierto a cualquier opción”.

Soledad Ridruejo, Asesoría Jurídica de Contratación Internacional de Dragados, ha manifestado el poco margen de cambio de las cláusulas de resolución de conflictos, sobre todo en el sector público, y ha hablado de la importante redacción de las cláusulas escalonadas, que obligan a ser especialmente cuidadosos y que están “increíblemente detalladas y con innumerables opciones”.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.