Real Hearing. Tan real como en el tribunal


La Comisión Europea ha pedido a Bélgica, Italia, Luxemburgo, Austria, Portugal, Rumanía y Suecia el fin de los tratados bilaterales de inversión (TBI) con otros Estados miembros de la Unión Europea.

La Comisión ha decidido iniciar procedimientos de infracción contra estos siete países por no haber retirado efectivamente de sus ordenamientos jurídicos los tratados bilaterales de inversión (TBI) entre Estados miembros de los que son parte contratante, con objeto de que estos dejen de producir efectos jurídicos, así lo comunicó en un Paquete de procedimientos de infracción publicado el 2 de diciembre.

La Comisión se apoya en su decisión de que este tipo de acuerdo entre Estados miembros constituyen “un sistema paralelo de tratados que se solapa y entra en conflicto con el Derecho de la Unión, impidiendo así su plena aplicación”.

Cita de nuevo la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre Achmea, y el compromiso adquirido por todos los Estados miembros en 2019 de finalizar los TBI intraeuropeos “mediante un tratado multilateral o a través de finalizaciones bilaterales convenientes”.

También apunta que ni Austria ni Suecia firmaron el tratado multilateral con otros Estados miembros, ni concluyeron la finalización bilateral de sus TBI entre Estados miembros; aunque Bélgica, Italia, Luxemburgo, Portugal y Rumanía firmaron el tratado multilateral en mayo de 2020, no han completado el proceso de ratificación para garantizar la seguridad jurídica de inversores y empresas.

A los países citados les insta a dar una respuesta satisfactoria en dos meses, o puede optar por enviar dictámenes motivados.

Suecia

Informa del envío el 2 de diciembre de un dictamen motivado complementario a Suecia “por no garantizar eficazmente que su tratado bilateral de inversión (TBI) con Rumanía deje de producir efectos jurídicos”, porque aunqe Suecia retiró el TBI de su ordenamiento jurídico mediante un acuerdo mutuo con Rumanía, no garantiza la necesaria seguridad jurídica para inversores y empresas, pues no eliminó todos los efectos jurídicos derivados del TBI desde que surgió su incompatibilidad con el Derecho de la Unión.

Según la Comisión, esta situación ha permitido a los tribunales de arbitraje adoptar su propio punto de vista sobre la validez del TBI, confirmando su aplicabilidad y aceptando su competencia. Si no recibe una respuesta satisfactoria de Suecia en dos meses puede optar por remitir el asunto al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.