El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia ha informado de la presentación ante Nicaragua de una “enérgica” protesta contra la ley aprobada por la Asamblea Nacional nicaragüense que establece la “Reserva de la Biosfera del Caribe Nicaragüense” ubicada frente a su costa este y sobre la que la acusa de “aparentar cumplimiento y respeto por las normas sobre derechos humanos y medio ambiente” con el trasfondo del procedimiento abierto ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre los límites de la plataforma continental.

La “Reserva de la Biosfera del Caribe Nicaragüense” no ha sido declarada por la UNESCO (Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), sino que lo ha concedido la Asamblea Nacional nicaragüense; por lo que Colombia explica en el comunicado que “Nicaragua no cumple con los requisitos y procedimientos internacionales para el reconocimiento de áreas y lugares de especial interés y protección ambiental. Es una decisión unilateral de Nicaragua que desconoce la existencia y logros en términos de protección ambiental de la Reserva de Biosfera Seaflower*, declarada como tal desde el año 2000 por la UNESCO.”

Asimismo rechaza que: “bajo el pretexto de una medida de protección ambiental y en contravía del derecho internacional, Nicaragua incluya y califique porciones del mar Caribe como si fueran parte de su territorio.”

Y en clara referencia al conflicto que ambas partes mantienen ante la CIJ en el que Nicaragua pide que se le conceda la delimitación de la plataforma continental más allá de 200 millas náuticas desde la costa nicaragüense, Colombia argumenta que: “La declaratoria representa un intento más por parte de Nicaragua de generar hechos ante la Corte Internacional de Justicia, con el objetivo de aparentar cumplimiento y respeto por las normas sobre derechos humanos y medio ambiente, pese a que ya es de amplio conocimiento por la comunidad internacional que las autoridades nicaragüenses son infractoras sistemáticas en estas materias.”

Colombia concluye que “no ahorrará esfuerzo alguno en la defensa ante instancias internacionales de los más altos intereses de la Nación, incluidos los derechos de los colombianos, entre ellos los de la población Raizal y de todos los habitantes del Archipiélago”, así como su disposición a un diálogo abierto con los Estados del Caribe suroccidental para “continuar adoptando los mejores estándares de protección y conservación de los espacios marítimos y los recursos de la Reserva de Biosfera Seaflower establecida en el marco de la UNESCO.”

*La Reserva de Biosfera Seaflower ocupa 180.000 km² y en ella están representados todos los ecosistemas marinos y costeros representativos de la zona tropical.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.