“¿Zanjará el Tribunal Supremo de EE.UU. un conflicto de veinte años?” por Damián Vallejo, abogado habilitado al ejercicio en España y Nueva York. Damián es counsel de la boutique de resolución de disputas Dunning, Rievman & Davies LLP en Nueva York. Su práctica se centra en la resolución de conflictos domésticos e internacionales.

La decisión de un tribunal estadounidense de que un tribunal arbitral constituido bajo las reglas del Chartered Institute of Arbitrators y regulado por la 1996 UK Arbitration Act es un tribunal “extranjero o internacional” en el marco del arbitraje entre Servotronics y Rolls-Royce sirve a Damián Vallejo para plantear la discrepancia de criterios en los tribunales estadounidenses y la relevancia de este hecho en cuanto a la obtención de medios probatorios en el país norteamericano.


El pasado 30 de marzo de 2020, el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito Cuarto decidió que un tribunal arbitral constituido bajo las reglas del Chartered Institute of Arbitrators y regulado por la 1996 UK Arbitration Act es un tribunal “extranjero o internacional” a los efectos de la Sección 1782 del Título 28 del U.S.C. (United States Code on the Judiciary and Judicial Procedure). La decisión, Servotronics, Inc. v. The Boeing Company; Rolls-Royce, Plc.1 (“Servotronics v. Boeing”), es relevante dado que:

(i) permite a una parte involucrada en un procedimiento arbitral extranjero (al menos aquéllos que hayan sido constituidos bajo circunstancias similares) obtener ciertos medios probatorios en EE.UU. a través de asistencia judicial y

(ii) confirma la discrepancia de criterios entre los diferentes Circuitos Federales.

En Servotronics v. Boeing, Servotronics suministró bajo contrato una válvula a Rolls-Royce para que fuera instalada en uno de sus motores, que a su vez Rolls-Royce suministró a Boeing para que fuese instalado en uno de sus aviones Boeing 787 Dreamliner. En enero de 2016, durante la realización de pruebas técnicas en las instalaciones de Boeing en Carolina del Sur, el motor prendió fuego causando graves daños a la aeronave en la que había sido instalada. Boeing y Rolls-Royce llegaron a un acuerdo, tras el cual Rolls-Royce reclamó a Servotronics la cuantía de U.S. $12.8 millones, alegando el mal funcionamiento de la válvula suministrada como la causa de los daños. Servotronics rechazó la reclamación y, en virtud del convenio arbitral contenido en el contrato, Rolls-Royce inició un arbitraje en el Reino Unido bajos las reglas del Chartered Institute of Arbitrators.

Con la intención de obtener el testimonio de tres empleados de Boeing residentes en Carolina del Sur a efectos de utilizarlos en el procedimiento arbitral, Servotronics presentó una petición de asistencia judicial bajo la Sección 1782 del Título 28 del U.S.C. La corte del distrito denegó la solicitud de Servotronics argumentando que el arbitraje entre Servotronics y Rolls-Royce en Reino Unido no se trataba de una disputa frente a un “tribunal extranjero”, según el término utilizado por la Sección 1782, por lo que la corte carecía de autoridad para proporcionar la asistencia requerida. Dicha decisión se basó principalmente en dos decisiones de 1999: National Broadcasting Company, Inc. v. Bear Sterns & Co., Inc.2 (“National Broadcasting”), emitida por el Circuito Segundo, y Republic of Kazakhstan v. Biedermann International3 (“Biedermann”), emitida por el Circuito Quinto. En National Broadcasting, el Tribunal de Apelaciones estableció:

(i) que un tribunal arbitral debía ser considerado un tribunal o panel “privado”,

(ii) que abrir la puerta al proceso de discovery en dichos supuestos sería contrario a los elementos de eficiencia y coste-efectividad del arbitraje, y

(iii) que ello iría en contra de la eficiencia procesal que las partes habrían acordado al elegir el arbitraje como método de resolución de disputas en el contrato correspondiente.

En Bierdermann, la República de Kazajistán solicitó asistencia judicial para obtener testimonio y la producción de ciertos documentos de un tercero no parte en el arbitraje. Si bien el tribunal del distrito concedió la petición, el Tribunal de Apelaciones decidió seguir el criterio de National Broadcasting, rechazando la solicitud de la República de Kazajistán.

Servotronics apeló la decisión de la corte del distrito ante el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito Cuarto. En su recurso de apelación, Servotronics alegó que tanto National Broadcasting como Biedermann eran inadecuadas debido a la duda que imponía sobre las mismas la decisión del Tribunal Supremo en Intel Corporation v. Advanced Micro Devices, Inc.4 (“Intel”). Cabe resaltar que Intel es un caso relacionado con la solicitud de asistencia judicial en apoyo de un procedimiento iniciado frente a un órgano no judicial (Comisión Europea). En Intel, el Tribunal Supremo no estableció (ratio decidendi) que un tribunal arbitral debía ser considerado como un tribunal “extranjero o internacional” a efectos de la Sección 1782, sino que citó (obiter dicta) una fuente secundaria que hacía referencia a la definición de tribunal, incluyendo, entre otros, tribunal arbitral5.

En Servotronics v. Boeing, el Tribunal de Apelaciones realizó un análisis del lenguaje del texto, de su historia legislativa (con particular énfasis en una modificación llevada a cabo en 1964), de la intención del legislador y del hecho de que bajo derecho estadounidense un tribunal arbitral goza de autoridad conferida por el gobierno (dado que dicha autoridad emana de la Federal Arbitration Act (“FAA”), emitida por el Congreso con consenso del presidente). Por ello, el Tribunal de Apelaciones para el Circuito Cuarto estableció que, dado que la 1996 UK Arbitration Act es similar a la FAA, aunque incluso prevé una mayor vigilancia y regulación gubernamental que esta última, el tribunal del distrito tiene la facultad para prestar asistencia en conexión con un arbitraje internacional. Es importante resaltar que el ejercicio de dicha facultad queda sujeta a la discreción del tribunal del distrito, que determinará el cumplimiento de los requisitos necesarios para prestar la asistencia requerida.

La discusión no está zanjada todavía. El pasado 16 de abril, Boeing presentó una solicitud para paralizar el procedimiento frente al Tribunal de Apelaciones del Circuito Cuarto mientras prepara un recurso frente al Tribunal Supremo de los EE.UU. Dada la disparidad de criterios adoptados por Tribunales de Apelaciones de los diferentes Circuitos6 y por tribunales de diferentes distritos, así como por el potencial impacto a nivel internacional, la decisión del Tribunal Supremo será muy esperada por la comunidad jurídica estadounidense e internacional. En caso de que dicha decisión afirme que un tribunal arbitral constituido en un arbitraje comercial puede considerarse un tribunal extranjero o internacional a los efectos de la Sección 1782, la puerta a la obtención de asistencia judicial en EE.UU. a favor de arbitrajes comerciales en el extranjero quedará abierta definitivamente.


1 Servotronics, Inc. v. The Boeing Company, 2020 U.S. App. LEXIS 9872, Case No. 18-2454 (4th Cir. March 30, 2020) (Opinion by Neimeyer, J.).

2 National Broadcasting Company, Inc. v. Bear Sterns & Co., Inc., 165 F.3d 184 (2d Cir. 1999).

3 Republic of Kazakhstan v. Biedermann International, 168 F.3d 880 (5th Cir. 1999).

4 Intel Corporation v. Advanced Micro Devices, Inc., 542 U.S. 241 (2004).

5 Para un análisis exhaustivo de Intel, ver J. Rievman,“Is the Door Open to United States Discovery in Aid of Foreign Arbitration Proceedings”, International Dispute Resolution, Comparative Law Yearbook of International Business, 2010 (Wolters Kluwer, 2010).

6 A favor: Servotronics, Inc. v. The Boeing Company, 2020 U.S. App. LEXIS 9872, Case No. 18-2454 (4th Cir. March 30, 2020) (Opinion by Neimeyer, J.); In re Application to Obtain Discovery for Use in Foreign Proceedings, 939 F.3d 710 (6th Cir. 2019). En contra: National Broadcasting Company, Inc. v. Bear Sterns & Co., Inc., 165 F.3d 184 (2d Cir. 1999); Republic of Kazakhstan v. Biedermann International, 168 F.3d 880 (5th Cir. 1999); El Paso Corporation v. La Comision Ejecutiva Hidroelectrica Del Rio Lempa, 341 F.App’x 31 (5th Cir. 2009); Sampedro v. Silver Point Capital, L.P., 958 F.3d 140 (2d Cir. 2020). Pendientes: In re EWE Gasspeicher GmbH, F. Supp. 3d (D. Del. March 17, 2020) (2020 WL 1272612), apelada frente al Tribunal de Apelaciones del Circuito Tercero; HRC-Hainan Holding Company, LLC v. Yihan Hu, (N.D. Cal. Feb. 25, 2020) (2020 WL 906719), apelada frente al Tribunal de Apelaciones del Circuito Noveno.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.