Real Hearing. Tan real como en el tribunal


Un tribunal de Ontario (Canadá) ha desestimado la solicitud de la compañía estadounidense Vento Motorcycles de revivir su demanda de arbitraje de inversiones contra México, por imponerla aranceles adicionales a la importación de sus productos, concluyendo que aunque la conducta del árbitro del tribunal designado por el Gobierno mexicano era sospechosamente parcial no se causó una “verdadera injusticia”, ya que el laudo fue unánime y los otros dos árbitros no estaban “contaminados”.

Vento solicitaba la anulación del laudo por dos motivos: → que no pudo presentar su caso porque el Tribunal se negó a permitir que uno de sus testigos testificara en respuesta a una pregunta del Tribunal en relación a una grabación utilizada para impugnar su credibilidad; y → la sospecha razonable de que el árbitro designado por México, Hugo Perezcano Díaz, era parcial porque mientras el arbitraje estaba en curso, la demandada le ofreció oportunidades que no le fueron reveladas.

Tras considerar las pruebas, la jueza J. Vermette declinó anular el laudo. Con respecto al primer motivo planteado, Vermette explica que: Vento pudo presentar su caso y la conducta del Tribunal “no ofende nuestras nociones más básicas de moralidad y justicia.”

En relación a la parcialidad argumentada contra Perezcano, la jueza consideró que: “Vento ha demostrado una sospecha razonable de parcialidad en relación con el Sr. Perezcano. Sin embargo, ejerzo mi facultad discrecional de no anular el Laudo porque la sospecha razonable de parcialidad no socavó la fiabilidad del resultado y no produjo una injusticia real o una verdadera injusticia práctica. El laudo fue unánime y los otros dos árbitros no estaban “contaminados” por el Sr. Perezcano.”

El conflicto

El arbitraje data de septiembre de 2017 cuando Vento presentó, en representación de Motor Bike, S.A. y Mototransp, S.A. (empresas mexicanas), la demanda ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), después de que México le impusiera aranceles adicionales a la importación de sus productos por considerar que éstos eran fabricados en China y no en Estados Unidos.

El tribunal del arbitraje lo formaron el español Andrés Rigo Sureda (presidente designado por las partes), el estadounidense David A. Gantz (árbitro designado por la demandante) y Hugo Perezcano Díaz.

El tribunal emitió el laudo el 6 de julio de 2020 determinando que México no incumplió compromisos internacionales y condenando a la estadounidense al pago de las costas.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.