El pasado sábado, Patrick Pouyanne, el presidente ejecutivo de Total, multinacional francesa de gas y petróleo, comunicó a los medios -siguiendo información de Reuters-, a través de una rueda de prensa, el inicio del arbitraje de su compañía y de Repsol, su socio en Argelia, contra Sonatrach, compañía pública argelina con gran peso internacional en la industria de los hidrocarburos, por los cambios del Gobierno argelino en el régimen fiscal de los contratos de gas y petróleo con carácter retroactivo, a mediados de la década pasada.

Pouyanne explicó su infructuoso intento de llegar a un acuerdo por lo que se han visto abocados a recurrir al arbitraje.

Respuesta de Argelia

Por su parte, el Gobierno argelino explicó el mismo día, según información publicada en Natural Gas Europe, que defenderá su derecho a establecer un “impuesto sobre beneficios excepcionales” aplicado a la producción cuando ésta supera los 50$ por barril.

La demanda de Total y Repsol, interpuesta ante la Cámara de Comercio Internacional, CCI, ascendería a 400$ millones.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.