Real Hearing. Tan real como en el tribunal


La organización del Tratado de la Carta de la Energía (TCE) ha publicado su informe anual y las estadísticas de arbitrajes que han invocado el TCE en el último año, además de un histórico por años donde destaca 2015 con un total de 30 arbitrajes. En 2022, los arbitrajes que invocaron el TCE fueron 10, los mismo que en 2011.

No es noticia, que España aparezca en los registros como el país más demandado bajo este tratado. De los 157 arbitrajes que registra la organización, 51 son contra España, de largo la primera del ránking, tras Italia, que registra 13 arbitrajes -el Gobierno italiano fue el primero en denunciar el TCE-. Tras ellos, Rumanía (8), Bulgaria (7) y República Checa, Rusia, Turquía y Ucrania (empatados a 6) ocupan los primeros cinco puestos en países demandados.

El 59% de los arbitrajes se dan en el sector de las renovables (registra un histórico de 93), el 34% en el sector fósil (54) y un 3% en energía nuclear.

Los demandantes en los arbitrajes TCE

Las pymes son los máximos demandantes en este tipo de procedimientos (55%), seguidos de los holdings de empresas (32%) y de los inversores individuales (60%). Curiosamente, los fondos de inversión son el 3% de los demandantes invocando la Carta de la Energía.

En el 46% de los procedimientos, el Tribunal concedió “Incumplimiento del TCE e indemnización por daños y perjuicios”. En el resto de los procedimientos no se consideró el incumplimiento, se desestimó la demanda, se rechazó la jurisdicción, no se concedió indemnización o se llegó a un acuerdo.

El informe de estadísticas incluye, además, una tabla de la indemnización concedida por el tribunal en los caso en los que existió. El arbitraje de Yukos v. Rusia es el caso en el que la indemnización concedida se acerca más a lo demandado. Los demandantes consiguieron el 97,5% de la reclamación. Le sigue el de CEF Energia BV v. Italia con un 93,2% de lo solicitado y el de 9REN Holding v. España, con el 80%.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.