Real Hearing. Tan real como en el tribunal


Perú ha pedido al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI) que desestime la demanda de arbitraje de la compañía Kaloti Metals, con sede en Miami, por estar envuelta en un delito de extracción ilegal y blanqueo de capitales.

En un escrito publicado por la Secretaría del CIADI, Perú afirma que la reclamación de Kaloti Metals, que asciende a 124 millones de dólares, carece de fundamento y la cuantificación de daño es insostenible.

En el arbitraje, Kaloti denuncia la incautación ilegal de sus envíos de oro difamando su marca y arruinando su reputación al relacionarla con comercio ilegal y blanqueo de capitales.

Perú alega que la incautación de los envíos de oro de Kaloti se debió a la investigación sobre si los activos estaban vinculados al lavado de dinero: “Basándose en indicadores objetivos, y en el curso normal de sus funciones, las autoridades aduaneras y tributarias peruanas habían identificado esos envíos, y a sus proveedores, como sospechosos y potencialmente asociados a actividades delictivas. En consecuencia, dichas autoridades ordenaron rápidamente la inmovilización de los envíos correspondientes a la espera de una investigación más profunda.” [traducción propia]

Según Perú la investigación arrojó pruebas de criminalidad suficientes para convencer a los fiscales de que estaba justificado el inicio de un procedimiento penal contra los proveedores explicando que: “Todas las medidas adoptadas por las autoridades pertinentes -tanto ejecutivas como judiciales- con respecto a los cinco envíos, y a Kaloti, eran razonables, proporcionadas y justificadas, y estaban diseñadas para promover
objetivos legítimos de bienestar público.” [traducción propia]

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.