Un juzgado de la Isla de Bonaire rechazó que un reclamo de Bonaire Petroleum Corporation (Bopec) contra Petróleos de Venezuela (Pdvsa) fuera llevado a arbitraje, a pesar de que así lo establecía el contrato entre las partes, argumentando la urgencia en el manejo de petróleo y en los riesgos personales y medioambientales.

El juez de un juzgado de primea instancia no aceptó los argumentos de la defensa de Pdvsa debido a la urgencia del procedimiento derivada de los altos costos operativos de almacenamiento y manejo de petróleo y en los riesgos de las operaciones para la seguridad de las personas y del medio ambiente (ver “Tribunal de Bonaire condenó a Pdvsa a pagar US$41,69 millones por deuda en litigio con Bopec“, Banca y Finanzas, 08.11.2021).

El conflicto está relacionado con las deudas acumuladas por la venezolana hasta abril de este año sobre el control de una refinería y un terminal marítimo en la isla. El contrato origen data de 2002 y a través de él la compañía bonairense almacenaba y distribuía en nombre de Pdvsa el crudo. Desde septiembre de 2017, Pdvsa no cumplía con los pagos a Bopec lo que produjo la quiebra de esta última.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.