El Tribunal del Medio Ambiente de Chile ha confirmado el cierre definitivo del proyecto de mina de oro Pascua Lama, objeto de un arbitraje entre la minera canadiense Barrick Gold y Chile que en 2017 obligó a la primera a asumir el pago de 20 millones de dólares a la comunidad de regantes de la cuenca del Río Huasco.

Aunque la minera se encontraba cerrada desde 2013 por una orden de la Superintendencia de Medioambiente, ratificada por la Corte de Copiapó, las localidades cercanas denunciaban la contaminación presente en ríos y suelos acusaban a la canadiense de operar sin respetar la medidas debidas en relación con la gestión medioambiental.

Inicio del arbitraje
La Junta de Vigilancia de la Cuenca del Río Huasco inició en febrero de 2016 el arbitraje ante el Centro de Mediación y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Santiago (CAM Santiago), donde demandaba el incumplimiento de las aportaciones anuales de tres millones de dólares de Barrick -titular de Pascua Lama- al Fondo de Compensación Ambiental, tras la suspensión temporal del proyecto.

Las comunidades locales apelaban desde hace más de 18 años el cierre definitivo de la mina cuya clausura total ha ratificado el tribunal chileno, además de una multa de 9 millones de dólares a la minera.

La amenaza ambiental del proyecto de Barrick
Las acusaciones de contaminación ambiental y amenaza para la vida en el Valle del Río Huasco han acompañado al proyecto de minería de la canadiense y salpicado al Gobierno chileno, por superar los niveles de metales pesados en las aguas de la zona, que abastecen a comunidades indígenas.

Pascua Lama es un yacimiento de explotación a cielo abierto de minerales de oro, plata y cobre. El yacimiento se ubica en la Cordillera de Los Andes, sobre el límite Chile-Argentina en una zona de glaciares a unos 4.500 metros de altitud.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.