Real Hearing. Tan real como en el tribunal


El pasado 14 de noviembre tuvo lugar una jornada en Madrid, con motivo de la XLIX Asamblea de la Comisión Interamericana de Arbitraje Comercial (CIAC), en la que se expusieron diferentes asuntos relacionados con el arbitraje en distintos países de Iberoamérica.

En este ámbito, tuvo lugar una mesa sobre “El buen gobierno de las instituciones de arbitraje en Iberoamérica” en la que representantes de cuatro instituciones (Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Santiago, Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá, Corte Española de Arbitraje y Tribunal Arbitral de Barcelona) expusieron las herramientas de buen gobierno implementadas por sus cortes.

Destacó la intervención de Macarena Letelier, secretaria general del Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Santiago (CAM Santiago), quien habló de la infraestructura de su institución, así como de las prácticas para el buen gobierno instauradas en la CAM Santiago explicando además, entre los desafíos de los centros de arbitraje, la relación mantenida por su institución con el Poder Judicial chileno.

Relación del CAM Santiago con el Poder Judicial

los jueces tienen a su disposición el acceso a la plataforma de gestión de arbitrajes de la institución

Letelier explicó la colaboración de su Corte con el Poder Judicial chileno con el que mantienen firmado un convenio de interconexión, a través del que los jueces tienen a su disposición el acceso a la plataforma de gestión de arbitrajes de la institución para consultar cualquier dato relacionado con la causa.

Según palabras de la representante de CAM Santiago, los jueces chilenos cumplen con el principio de mínima intervención aportando el número de anulaciones anuales registradas: dos por más de 300 sentencias arbitrales.

En su exposición, se hizo hincapié en que no se puede prescindir de la judicatura ni:

  • antes del arbitraje:
    • ejecutando cláusula arbitral,
    • concediendo medidas prejudiciales,
    • designando árbitros,
    • resolviendo recusaciones,
  • durante el arbitraje:
    • resolviendo sobre competencia,
    • apoyo en la obtención de pruebas,
  • o después del arbitraje:
    • controlando la validez del laudo
    • y realizando su ejecución.

Y puso el ejemplo de cómo en el 25 Aniversario del CAM Santiago, el presidente de la Corte Suprema Hugo Dolmestch manifestó que: “el Poder Judicial encuentra en el Centro de Arbitraje y Mediación una expresión aliada de esos medios de resolución, puesto que su creación y funcionamiento obedecen a una necesidad y urgencia que encuentra cabida, además, en una declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en que se reconoce la importancia de la implicación nacional en las actividades relacionadas con el estado de derecho que ayuden a fortalecer las instituciones de justicia y seguridad que sean accesibles y tengan en cuenta las necesidades y los derechos de godas las epersonas, y que fomenten la confianza y promuevan la cohesión social y la prosperidad económica”.

Consejo de expertos para la designación de árbitros

El órgano quizá con más relevancia y protagonismo del CAM Santiago es el Consejo de Expertos que componen 12 miembros. Se trata de un grupo heterogéneo de personalidades que no pueden asignarse causas y que, según los datos de la institución, designa a los árbitros en un 98% de los arbitrajes.

En relación con posibles conflictos de interés relacionados con arbitrajes en los que una de las partes fuera socio de la Cámara de Santiago, Letelier comentó que “la composición del Consejo garantiza la designación del árbitro”, pero explicó que no ha pasado hasta el momento que un socio importante de la Cámara de Santiago haya sido motivo de un posible conflicto de interés para las partes.

Transparencia en el arbitraje de la institución

El CAM Santiago también tiene un Comité de Buenas Prácticas compuesto por tres expertos que se encarga de garantizar la transparencia de cara a las partes, y que es el responsable de remitir el acta de entrega a árbitros para que revelen posibles conflictos de interés.

En relación con la transparencia que debe mantener una corte arbitral, Letelier explicó que es “responsabilidad del centro transmitir el funcionamiento interno del mismo” y comentó, a la luz de las estadísticas registrada por el CAM Santiago (unos 30 arbitrajes al mes y 300 al año), cómo las designaciones semanales se hacen según:

  • materia
  • partes
  • estudios involucrados
  • disponibilidad del árbitro (relación de causas, quejas…)

El CAM Santiago publica todos sus laudos después de tratarlos para preservar su confidencialidad

También habló de la labor de publicación de todas las sentencias arbitrales, que considera un ejercicio de responsabilidad y que supone una inversión en el tratamiento previo de los laudos para mantener la confidencialidad, pero que merece la pena de cara a la transparencia ante la sociedad y todos el sector jurídico y del arbitraje.

Retos para el futuro

La secretaria general del CAM Santiago habló de los retos más importantes que enfrenta el sector arbitral en el presente:

  1. la incorporación de jóvenes al arbitraje
  2. y la tecnología e innovación

Para Letelier es imprescindible la formación de jóvenes en arbitraje para su incorporación como árbitros y, en relación con la tecnología e innovación propuso buscar el liderazgo de las cortes en su introducción en los procesos arbitrales que permita:

  • facilitación de los intervinientes del proceso por medio de acceso remoto a expediente electrónico,
  • agilización de trámites, ingreso de escritos, documentación (prueba), dictación y notificación de resoluciones, manejo de plazos,
  • simplificación del sistema de notificaciones,
  • transparencia del sistema

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.