El pasado 29 de agosto, el Tribunal de arbitraje de Ecuador que conoce el caso Chevron III confirmó que la decisión de la Corte de Apelaciones del Segundo Distrito del Estado de Nueva York emitida el pasado 8 de agosto en relación con el caso RICO, juicio que sostienen comunidades amazónicas y Chevron por la contaminación ocasionada por esta última en la Amazonia, no es vinculante fuera de los Estados Unidos y, por lo tanto, “no invalida la sentencia de la corte ecuatoriana que obliga a la petrolera a indemnizar por la afectación ecológica ocasionada.”

Así se explica en un comunicado emitido por la Procuraduría General de Ecuador en el que se zanja la controversia abierta tras el rechazo de la Corte neoyorkina a la apelación presentada por un abogado estadounidense y dos ciudadanos ecuatorianos en la acción judicial conocida en los Estados Unidos como “Caso RICO” en donde el juez encargado del caso “concluyó (en marzo 2014) que la decisión emitida por la Presidencia de la Corte de Sucumbíos en el caso Lago Agrio fue obtenida de forma fraudulenta.”

Caso Rico

Según el informe “Juicio contra Chevron-Texaco: defensa de derechos humanos y ambientales“, publicado en Alterinfos América Latina: “La ley RICO, es una Ley Federal estadounidense, que tiene implicaciones tanto penales como civiles; fue creada en la década de 1970, para luchar contra la mafia y el crimen organizado. Chevron demanda a las comunidades ecuatorianas, sus abogados y representantes bajo esta ley, aduciendo que se trata de una organización delictiva que tiene el fin de extorsionar a la empresa.”

Según el comunicado emitido por la Procuraduría General de Ecuador si bien el Tribunal de arbitraje “ha decidido admitir esta sentencia como parte del expediente arbitral, el Tribunal ha expresado que los asuntos expuestos y las partes litigantes ante las Cortes de Estados Unidos y en el arbitraje son materialmente diferentes; estableció además que de acuerdo al Derecho Internacional la decisión no tiene un efecto de cosa juzgada ni vincula al Tribunal Arbitral.”

Asimismo, en la información se explica que “la propia Corte de Apelaciones expresamente estableció que su sentencia no impide que la decisión dictada por las cortes del Ecuador contra Chevron sea ejecutada fuera de los Estados Unidos”; y reconoció “que la decisión de la Corte de Apelaciones no incorpora nueva evidencia de los hechos en disputa o informes de expertos, de manera que la decisión de la corte americana no agrega nada al respecto dentro del arbitraje.”

Arbitraje Chevron

Los afectados en el caso Chevron -provincias de Orellana y Sucumbíos- esperaron dos décadas hasta obtener una sentencia que les daba la razón y obligaba a Chevron a indemnizarles por los graves daños ambientales sufridos (centenares de pozos petroleros filtraron el líquido y causaron el que muchos califican como el mayor desastre ambiental mundial). La esperada sentencia se dictó en 2013. En ese momento se iniciaron las acciones de cobro en otros países, impulsadas por el rechazo a cumplir con la sentencia de la petrolera.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.