Real Hearing. Tan real como en el tribunal


En un comunicado fechado el 10 de marzo de 2023 el grupo cementero mexicano Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) ha informado a la Bolsa del Mercado de Valores del acuerdo conciliatorio con la Compañía de inversiones Mercantiles (CIMSA) para poner fin a un arbitraje que se inició en 2011. En 2015, Cimsa obtuvo un laudo a su favor y contra GCC por $36.1 millones de dólares.

GCC, empresa líder en la producción de cemento y concreto en los Estados Unidos y México, anunció que ha llegado a un
acuerdo conciliatorio con CIMSA por el que: “se eximen mutuamente de responsabilidad.”

Según el comunicado de GCC, ambas compañías han acordado “una cantidad satisfactoria para ambas partes, concluyendo todas las disputas.” Pero, atendiendo a la información reflejada en el documento, GCC no descarta la opción “de recuperar el importe de la conciliación de terceros, según sea el caso.”

El conflicto

En 2011, Cimsa inició un arbitraje contra GCC por la venta de sus acciones en la Sociedad Boliviana de Cemento (mayor cementera boliviana) a Consorcio Cemento del Sur de Perú.

Cimsa alegaba que poseían un acuerdo de compra con preferencia a favor de los socios bolivianos (ver “Cementera mexicana se va de Bolivia“, Dinero, 25.08.2011), mientras que GCC mantenía que la oferta realizada por Cimsa sobre el paquete de acciones no cumplía lo establecido en el acuerdo de accionistas.

A finales de abril de 2015, GCC informó del resultado del arbitraje internacional iniciado por Cimsa, que establecía, el pago de GCC y su subsidiaria GCC Latinoamérica, S.A. de C.V. de $36.1 millones de dólares por concepto de daños y gastos a favor de la boliviana.

GCC consideraba que la emisión del laudo era contraria a la legislación boliviana y al derecho internacional. A partir de ese momento se inició un largo proceso en tribunales bolivianos y estadounidenses.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.