Real Hearing. Tan real como en el tribunal


La minera Cerro Verde informó el 17 de mayo de que el tribunal del arbitraje Freeport-McMoRan – Perú ha emitido el laudo, en el que por mayoría, con el voto disidente de uno de los árbitros, ha desestimado las reclamaciones de la estadounidense sobre el pago de regalías que ascendían a 1.000 millones de US dólares.

El arbitraje comenzó en 2020. Cerro Verde consideraba que el Estado peruano había incumplido sus obligaciones bajo el Contrato de Garantías y Medidas de Promoción a la Inversión suscrito entre las partes en febrero de 1998 y el Acuerdo de Promoción Comercial vigente entre la República del Perú y los Estados Unidos de América.

El tribunal de este arbitraje lo han formado: la alemana Inka Hanefeld (presidenta), el argentino-portugués Guido SantiagoTawil (designado por la demandante), que ha incluido voto disidente junto al laudo, y el español Bernardo M. Cremades (designado por Perú).

El origen de la controversia está en la exigencia por parte de la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT) del pago de deudas por el concepto de regalías mineras que superarían los 1.000 millones de dólares.

Según Cerro Verde: “ya había pagado íntegramente el capital, intereses y sanciones que el Estado peruano le había exigido en relación con regalías y tributos vinculados al mineral que se procesó en la planta concentradora construida en la unidad minera Cerro Verde, entre los años 2006 y 2013, que fueron objeto de cuestionamiento en el arbitraje antes mencionado.”

Cada parte debe asumir sus gastos. Cerro Verde deja abierta la revisión del laudo para determinar pasos adicionales.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.