Real Hearing. Tan real como en el tribunal


El XVII Congreso Internacional del Club Español e Iberoamericano del Arbitraje (CEIA) se celebra estos días en Madrid (España). Además de la sesiones que tratan diferentes temas de la actualidad del arbitraje internacional, como la que tratamos en este artículo sobre “Arbitraje comercial: cuando los contratos se desequilibran de manera abrupta“, el conocido hasta ahora como Club Español del Arbitraje (CEA) ha presentado su nuevo nombre, logotipo y siglas: Club Español e Iberoamericano del Arbitraje (CEIA).

El panel “Arbitraje comercial: cuando los contratos se desequilibran de manera abrupta” dejó como conclusiones destacadas: el incremento del uso de las medidas cautelares en el arbitraje y de los dispute boards en grandes proyectos de construcción e infraestructura contrasta con el poco uso de otros mecanismos de solución de conflictos previos al procedimiento arbitral.

La sesión estuvo moderada por Isabel Fernández de la Cuesta (Fernández de la Cuesta Arbitration, New York) y contó con las intervenciones de Valeria Galíndez (Galíndez Arb, Sao Paulo), Heidi López (Uría Menéndez, Madrid) y Pablo López-Garde (Elecnor, Bilbao) que analizaron la situación de los contratos internacionales en el contexto político y económico actual, un momento disruptivo provocado por la irrupción de la pandemia Covid 19 y la guerra de Ucrania como máximos exponentes.

Los ponentes consideraron la influencia en el mercado de infraestructuras y energía de la pandemia Covid, del cierre de países, de las vacunas, de la posterior guerra de Ucrania… contextos que han producido retrasos y disminución del intercambio comercial. El contexto político y económico significó la revisión de las condiciones contractuales en función de la inflación y la terminación de los contratos, ante la imposibilidad de hacer frente a los pagos o de conseguir financiación.

La mesa también habló del uso de fuerza mayor o de la cláusula rebus sic stantibus para resolver los contratos en este contexto. Heidi López expuso la percepción de que en estos últimos años se ha dado un incremento sustancial en la utilización de medidas cautelares como mecanismo para permitir que el arbitraje se pueda desarrollar. Y Valeria Galíndez apuntó que las partes, en la mayoría de los casos, se saltan de la negociación al arbitraje por:

  1. costos,
  2. urgencia en los tiempos o
  3. para forzar un acuerdo.

Pablo López-Garde destacó el incremento en el uso de los dispute boards desde marzo de 2020 y cómo ayudan a resolver los problemas de obra sobre la marcha y abogó por un sistema de ADR’s dinámico y rápido.

El debate sobre la cuantificación de daños, los intereses, el garantizar cláusulas que contemplen un mayor detalle de los riesgos asumidos o de los límites máximos, entre otros, y la importancia de la elección de la ley aplicable como sustancial en relación al negocio envolvieron las conclusiones de los ponentes.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.