Un tribunal estadounidense ha confirmado el laudo de más de 38 millones de dólares a favor de Sigdo Koppers y en contra de Técnicas Reunidas de Talara (filial de la española Técnicas Reunidas) relacionado con un proyecto de mejora en la Refinería Talara de Perú y con un arbitraje iniciado en 2018 ante la Cámara de Comercio Internacional (CCI). El tribunal ha rechazado las alegaciones de Técnicas Reunidas que se basaban en la incorporación de dos abogados del equipo al estudio Cuatrecasas con el caso aún abierto.

El laudo fue emitido el 18 de marzo de 2021 por un tribunal bajo administración de la CCI y compuesto por Nicolás Gamboa-Morales (presidente), José María Alonso Puig (designado por la demandante) y David J A Cairns (designado por la demandada). La sede del arbitraje ha sido Miami y la ley aplicable la española.

Técnicas Reunidas impugnó el laudo ante un tribunal estadounidense

Los abogados Gianfranco Lotito y Cristián Conejero se incorporaron al bufete que representaba a la demandada justo un mes después de la audiencia final y 11 días antes de que se presentaran los alegatos finales de las partes, por lo que la defensa de Técnicas Reunidas argumentaba que se creó un “conflicto de intereses directo, material, adverso e irrenunciable” [traducción propia] y que “el laudo fue el resultado de una ‘clara violación de las normas de conducta profesiona bien establecidas y, por lo tanto, debe ser anulado por contravenir el orden público de los Estados Unidos y de Florida'” [traducción propia] (ver “SSK v. TRT. Final Judgment of the United States District Court for the Southern District of Florida. Jus Mundi“).

Para el tribunal: “En resumen, considerando holísticamente la política de los Estados Unidos sobre el side-switching -cambio de bando-, “estos factores demuestran que la aplicación de la [CCI] [A]ward no violaría las nociones más básicas de moralidad y justicia de los Estados Unidos” [traducción propia].

Y continúa: “no quiere decir que un conflicto de intereses no pueda dar lugar a la anulación. Pero aquí, cuando una parte no se opone oportunamente a un conflicto conocido hasta después de que se haya dictado el laudo y no puede demostrar ningún perjuicio real derivado del conflicto, la fuerte política federal que favorece el arbitraje y que “se aplica con especial fuerza en el ámbito del comercio internacional” sin duda pesa más que cualquier política compensatoria transgredida aquí.” [traducción propia]

El laudo

El laudo que dio la razón a Sigdo Koppers S.A. le fue notificado el 26 de marzo de 2021. El procedimiento se inició en junio de 2018, cuando su filial peruana SSK Ingeniería y Construcción S.A.C. inició el arbitraje ante la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional, en contra de Técnicas Reunidas de Talara S.A.C.: “por el incumplimiento de un subcontrato de trabajos electromecánicos para determinadas obras en la Refinería Talara de Perú”.

Según el comunicado difundido por Sigdo Koppers al conocer el laudo, se condenó a Técnicas Reunidas: “además de otras prestaciones, al pago a SSK de una suma superior a los 38 millones de dólares más el pago del 75% de los costes incurridos por SSK en el arbitraje y ordena a TRT devolver a SSK las boletas bancarias entregadas por esta última como garantía del subcontrato, las cuales ascienden a un total aproximado de US$ 14,7 millones.”

El proyecto y la refinería de Talara

El contrato data de 2014 y se adjudicó en el primer trimestre de 2010 a Técnicas Reunidas por parte de Petroperú. El proyecto contempla la modernización y conversión de la refinería de Talara para producir combustibles diésel y gasolina de alta calidad de acuerdo con los nuevos requisitos medioambientales peruanos.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.