Blog

¿Cómo conseguir una sede de arbitraje atractiva?

Por 14 octubre, 2015Sin comentarios

Según la “2015 International Arbitration Survey: Improvements and Innovations in International Arbitration“, realizada por la Escuela de Arbitraje Internacional de la Universidad Queen Mary de Londres y con el apoyo de White & Case, lo que hace decidirse a las partes por una ciudad como sede de arbitraje es, principalmente, su reputación en la historia del arbitraje y su reconocimiento como lugar idóneo.
La infraestructura legal del lugar es lo que principalmente conduce la evaluación de los principales prescriptores del arbitraje y, en ella confluyen diferentes circunstancias entre las que destacan:
  • neutralidad e imparcialidad del sistema legal;
  • ley de arbitraje aplicable;
  • ejecutabilidad de los laudos…
Y ¿qué ciudades han sido meritorias de recibir el sello de sedes de arbitraje internacional preferidas? Londres, París, Hong Kong, Singapur y Ginebra.
Poco se puede decir del éxito de las europeas, la historia las avala. Sin embargo, en el caso de Hong Kong y Singapur deberíamos prestar atención, y más, teniendo en cuenta que ambas son valoradas como las que mejor han afrontado la innovación y mejora los últimos cinco años.
Aceptando el envite de Hong Kong, debo hacer referencia a una entrevista de @Luisjasanchez publicada en Lawyerpress a Alfonso Ballesteros, secretario general de la Cámara de Comercio de España en Hong Kong, que en uno de los párrafos explica las claves de la estrategia para constituir la ciudad asiática en centro de arbitraje de la zona:
  • reducir obstáculos que puedan limitar el desarrollo del sector,
  • reducir costes innecesarios,
  • potenciar ferias o congresos con alcance regional o global
  • y dotar de presupuesto a los departamentos relacionados con el sector en cuestión.
Volviendo al estudio citado en el primer párrafo, entre los factores más valorados por el público de la encuesta están:
  • la simplificación del procedimiento, innovación que esté relacionada con una mayor eficiencia de tiempo y, como consecuencia, costes,
  • y la existencia de reglamentos o protocolos de actuación para los árbitros, el procedimiento o las instituciones son muy bien valoradas, y, además, parecen una manera de dar transparencia al procedimiento
Podríamos resumir el trabajo de construir una atractiva sede de arbitrajes de la siguiente manera: intachable reputación, reconocida y aplaudida ley aplicable y transparencia, quizá esta última la más importante… Así pues ¡manos a la obra!

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.