Real Hearing. Tan real como en el tribunal


A través del “Decreto Nº 10.025, de 20 de setembro de 2019” Brasil acoge el arbitraje en los contratos del ámbito del sector de transporte portuario y vial, ferroviario, fluvial y aeroportuario, para resolver disputas que involucren a la administración pública y concesionarios, arrendatarios, operadores… pero deberán celebrarse en portugués y con sede en Brasil.

Las disputas de arbitraje sobre los derechos de propiedad disponibles pueden someterse a arbitraje. Lo que contempla: las cuestiones relacionadas con la recomposición del equilibrio económico y financiero de los contratos; el cálculo de las indemnizaciones derivadas de la terminación o transferencia del acuerdo de asociación; y el incumplimiento de las obligaciones contractuales por cualquiera de las partes, incluida la incidencia de sus sanciones y su cálculo.

El Decreto también establece los plazos del arbitraje con un período mínimo de sesenta días para la respuesta inicial; y un período máximo de veinticuatro meses para la presentación del laudo arbitral, aunque se contempla la posibilidad de un acuerdo entre las partes en caso de prolongación, siempre que el período no exceda de cuarenta y ocho meses.

Otras condiciones para el arbitraje contenido en el decreto que nos atañe son:

  1. el arbitraje será de Derecho
  2. las reglas de derecho sustantivo para apoyar el laudo serán las del derecho brasileño
  3. el arbitraje se llevará a cabo en Brasil y en portugués
  4. la información sobre el proceso de arbitraje será pública, excepto la información necesaria para la preservación del secreto industrial o comercial y la información considerada confidencial por la ley brasileña
  5. el arbitraje será preferiblemente institucional

Decreto Nº 10.025, de 20 de setembro de 2019

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.