Real Hearing. Tan real como en el tribunal


Las aseguradoras de un crucero que colisionó en 2020 con un buque de la Armada venezolana hundiéndolo pueden llevar el conflicto con Venezuela a arbitraje en Londres, aunque esto no impide que la república bolivariana litigue en el extranjero.

El juez de un tribunal londinense Sir Ross Cranston ha concluido que los aseguradores británicos del buque de pasajeros “Resolute” que colisionó en marzo de 2020 con el buque de vigilancia del litoral de la Armada venezolana “Naiguatá” deberán someter la disputa a arbitraje. Venezuela demanda los daños causados que provocaron el hundimiento del navío: un total de 448 millones de dólares.

La compañía Columbia Cruise Services, propietaria del Resolute, transmitió al día siguiente de los hechos un comunicado en el que negaba la agresión denunciada por Venezuela y que provocó el hundimiento del navío, acusando al buque venezolano Naiguatá de disparos y de colisionar deliberadamente contra el Resolute. Pero para Venezuela, el Resolute fue el que chocó contra el Naiguatá en sus aguas jurisdiccionales.

La Oficina de Investigación de Accidentes de Portugal (GAMA) sostuvo, según lo recogido por el diario online DW (ver “RCGS Resolute: crucero es subastado y queda libre para dejar Curazao“, Victoria Dannemann, 12.07.2020) que se trató de “un hecho no accidental en el contexto de una operación iniciada por la Armada venezolana.”

Tras dos años del hundimiento, el juez Cranston de un tribunal de londres ha dictaminado que las aseguradoras del Resolute pueden llevar el litigio a arbitraje en el Reino Unido, ajustándose a las condiciones contenidas en las pólizas, aunque no impide que Venezuela pueda demandar también los 448 millones de dólares en el extranjero.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.