Real Hearing. Tan real como en el tribunal


El Gobierno de Portugal aprueba la renuncia del Tratado de la Carta de la Energía (TCE), una decisión esperada desde julio, cuando ya informó de su intención de abandonar el tratado firmado en Lisboa en 1994, del que es “Depositario” y receptor de las notificaciones de retirada.

La denuncia de Portugal del Tratado sobre la Carta de la Energía fue finalmente aprobada por el Consejo de Ministros portugués el 8 de septiembre de 2023. La decisión del Gobierno de Portugal se produce después de que la Comisión Europea propusiera el 7 de julio una retirada coordinada de todos los países de la Unión de este tratado.

Durante el mes de julio el Gobierno informó de que Portugal estudiaba abandonar el Tratado que nació en Lisboa en 1994 para favorecer las inversiones en el sector de la energía.

En la Propuesta de Resolución aprobada, la Presidencia del Consejo de Ministros portugués explica que: “Desde la creación del TCE, el enfoque de los Estado sobre la explotación de los combustibles fósiles y sus efectos sobre el clima ha cambiado, y actualmente existe un consenso mundial sobre la urgencia de una rápida transición hacia formas de explotación de los recursos naturales compatibles con la sostenibilidad de la vida en la Tierra, dada la urgencia de mitigar el cambio climático y alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París.”

En el documento, el Gobierno portugués hace alusión al fracaso del proceso de modernización del TCE o a la incompatibilidad del tratado con los objetivos de transición energética de la Unión Europea.

La denuncia de Portugal será efectiva un año después de la recepción oficial de retirada por parte del depositario y las protecciones a los inversores apoyadas en el TCE tendrán efecto durante 20 años tras la notificación de retirada.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.