Real Hearing. Tan real como en el tribunal


Antofagasta plc., Barrick Gold Corporation y los Gobiernos de Pakistán y Baluchistán llegaron el 20 de marzo a un acuerdo sobre el marco que prevé la reconstitución del proyecto Reko Diq, y una vía para que la minera chilena salga definitivamente del proyecto. Lo hacen después de que la semana pasada un tribunal estadounidense diera luz verde a la ejecución del laudo del arbitraje que las mineras ganaron a Pakistán en 2019, y que contempla una indemnización de 6.000 millones de dólares por la denegación del arrendamiento minero de cobre de la mina Reko Diq.

El proyecto Reko Diq fue suspendido en 2011 debido a una disputa sobre la legalidad de su proceso de licencia. En un comunicado publicado en su página web, la compañía chilena explica que ha decidido no participar en el proyecto reconstituido: “ya que su estrategia de crecimiento se centra en la producción de cobre y subproductos en las Américas (particularmente en Chile, Perú, Estados Unidos y Canadá) y el proyecto Reko Diq no apoya esta estrategia.”

Según la información, las partes han acordado trabajar juntas durante este año para aprobar los acuerdos definitivos que posibilitarán que el proyecto se reconstituya bajo Tethyan Copper Company Pty Limited, una empresa conjunta participada a partes iguales por Antofagasta y Barrick, y se resolverá el laudo del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).

Antofagasta prepara su salida de Reko Diq

Antofagasta PLC será sustituido en el proyecto por partes paquistaníes por una contraprestación de aproximadamente 900 millones de dólares.

Un consorcio formado por varias empresas estatales paquistaníes adquirirá acciones de la filial de Tethyan y el proyecto reconstituido será propiedad en un 50% de Barrick y en un 50% de las partes interesadas de Pakistán, lo que incluye un 10% de participación libre y no contributiva del gobierno de Baluchistán, un 15% adicional de una empresa con fines especiales propiedad del gobierno de Baluchistán y un 25% de otras empresas estatales federales.

La chilena ha señalado que, aunque este acuerdo en principio es un paso importante hacia su salida del proyecto Reko Diq y la resolución del litigio ante el CIADI: “no puede haber certeza de que los acuerdos definitivos sean finalizados o aprobados, o que las condiciones para el cierre sean satisfechas.”

Barrick también ha emitido un comunicado explicando la situación: “Barrick será el operador del proyecto, al que se le concederá un arrendamiento minero, una licencia de exploración, derechos de superficie y un acuerdo minero que estabilice el régimen fiscal aplicable al proyecto durante un periodo determinado.” Y asegurando que: “Si se ejecutan los acuerdos definitivos y se cumplen las condiciones para el cierre, se reconstituirá el proyecto, incluida la resolución de los daños y perjuicios concedidos originalmente por el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones y disputados en la Cámara de Comercio Internacional.”

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.